Reseña: «Amor en el infierno», Félix Chacón

Reseña: «Amor en el infierno», Félix Chacón – Esquinas Dobladas

ESTE NO ES UN BLOG DE RESEÑAS propiamente dicho, aunque tenga una categoría con ese nombre en el archivo de entradas: las únicas reseñas de verdad que vas a encontrar son las que hice como miembro del jurado de los Premios Guillermo de Baskerville en 2016 y 2017, y el resto de artículos categorizados son más comentarios y análisis de libros desde mi punto de vista de escritora de novela histórica.

Por tanto, cuando alguna vez me llega algún correo en el que me piden reseñas suelo decir que no. Salvo contadas excepciones, como esta que traigo hoy.

Continuar leyendo “Reseña: «Amor en el infierno», Félix Chacón”

Un año de autoras: Isabel Martín

Un año de autoras: Isabel Martín – Esquinas Dobladas

Un año de autoras

Este año me he propuesto muchas cosas (lo típico: organizarme mejor, terminar proyectos empezados, leer más…); lo hago cada año y cada año me encuentro con que al final lo cumplo todo más o menos y vuelvo a marcarme objetivos parecidos para el siguiente.

Pero este 2018 va a ser diferente, porque uno de mis propósitos no voy a marcármelo yo sola: este 2018 va a ser un año de autoras.

Continuar leyendo “Un año de autoras: Isabel Martín”

Dos años y un mes doblando esquinas

Dos años y un mes doblando esquinas – Esquinas Dobladas

¡FELIZ AÑO NUEVO! Esta es la primera entrada del 2018 en este blog ¡y no podía dejar pasar la oportunidad de hacer un poco de retrospectiva!

Dos años y un mes doblando esquinas

El 2017 ha sido un año cargadito de novedades y de cambios (¡y la mayoría para mejor!): esta es una pequeña lista de algunas de los logros que hemos conseguido doblando esquinas durante dos años y un mes.

1. ¡Más de 100 entradas!

Semana a semana, miércoles a miércoles y palabra a palabra con esta hacen ya 107 entradas publicadas en el blog: la número 100 fue la reseña de Clorofilia para los Premios Guillermo de Baskerville 2017 de Libros Prohibidos (por cierto, ¡sabremos el resultado la semana que viene!)

2. 21 postres

Y también poquito a poquito, mes a mes, María Vogel lleva más de 20 postres literarios: recetas sacadas de libros que nos trae con todo su cariño. Acepta sugerencias, así que no dudes en dejar en un comentario cualquier tarta o bizcocho que aparezca en tu libro favorito: ¡María no se deja asustar por ningún reto!

3. Varias colaboraciones

Entre otras, el haber participado como jurado ¡durante dos años seguidos! en los ya mencionados Premios Guillermo de Baskerville, entrevistas como esta en otros blogs ¡y una cosita muy especial que está preparando María del Mar González Gómez!

4. Eventos y más eventos

Aunque me encantaría ir a todas estas jornadas de novela histórica (no descarto escaparme a alguna, si consigo organizarme a tiempo), lo cierto es que este 2017 ha sido un año muy prolífico en cuanto a eventos: estuve en la Feria del Libro de Badajoz y en este encuentro de El club de las lectoras, y además he dado varias conferencias sobre vikingos, además de que mi novela Cuando la luna brille ha sido seleccionada como lectura obligatoria en el instituto de Alconchel. ¡No puedo estar más contenta!

5. Mi primer vídeo en Youtube

De aquellos eventos surgió la idea de subir pequeños vídeos a Youtube: aunque de momento no me planteo la idea de mudarme allí, lo cierto es que fue divertido investigar un poquito cómo funciona y no descarto volver a animarme en el futuro.

6. Mudanza

De lo que sí que me he mudado es de blog: cuando empecé tenía otro dominio y otro aspecto (¡y otro logo!), pero este año y con la ayuda de Bittacora le di un lavado de cara al blog. ¡Y no me arrepiento!

7. Instagram y lista de correo

El cambio de dominio me hizo sentirme valiente y me hice una cuenta de Instagram. Era algo que llevaba tiempo planeando y, aunque no soy ni mucho menos una bookstagram influencer, lo cierto es que es una red que me encanta (casi tanto como Pinterest): ¡sígueme por aquí! Además, después de unas pequeñas vacaciones de verano me animé también a abrir una lista de correo: si quieres recibir un mini artículo una vez al mes y las actualizaciones semanales del blog en tu bandeja de entrada, ¡apúntate!

Para terminar este resumen, aquí te dejo una maravillosa lista con los cinco artículos más visitados del año 2017:

Y estos son mis cinco artículos favoritos de todos los que he publicado este año en el blog:

¡Y no me queda mucho más por decir! La semana que viene empiezo con un proyecto nuevo (así que estate atento para no perderte ningún detalle) y, como siempre, todos los comentarios son extremadamente bienvenidos. Espero poder volver a escribir una entrada parecida al año que viene, y al siguiente ¡y al siguiente! Y que sean muchos 😉 ¡Hasta el miércoles!

Photo by Mira Bozhko on Unsplash

Las delicias turcas de «Las crónicas de Narnia»

SI PUDIERAIS PEDIR cualquier cosa de comer, absolutamente cualquier cosa, y hacerla aparecer de la nada… ¿qué pediríais?

En Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario, Edmund Pevensie tiene que responder a esta pregunta, y se decide por nada más y nada menos que delicias turcas, el postre literario de este mes. Si habéis leído el libro o visto la película, estoy segura de que os sonará la escena.

Continuar leyendo “Las delicias turcas de «Las crónicas de Narnia»”

¿Qué ocurrió en Salem?

HACE MUCHOS, MUCHOS AÑOS (inicio de cuento, porque puedo) hice de lectora cero para una novela corta que había escrito un amigo sobre Salem y sus brujas. Fue hace tanto tiempo que de aquella primera lectura solo recuerdo un par de detalles que incluyen los comentarios de fangirleo puro que colé entre las opiniones un poco más técnicas.

Pues resulta que, mucho tiempo y varias correcciones después, ese amigo, que se llama Alberto Ferrera, acaba de publicar esa misma novela, Ocurrió en Salem, con la Editorial Tandaia (que te recuerdo que es la misma en la que también está publicada mi novela de vikingos, Cuando la luna brille). No podía dejar pasar la oportunidad de pedirle a Alberto que se pasara por el blog para contarme un poquito más sobre las brujas de Salem (ya sabes, mi curiosidad histórica insaciable), ¡y ha escrito este pedazo de artículo!

¿Qué ocurrió en Salem? – Alberto Ferrera en Esquinas Dobladas

Continuar leyendo “¿Qué ocurrió en Salem?”

Reseña: «Los príncipes de madera», Daniel Pérez Navarro | Premios Guillermo de Baskerville’17

Reseña: «Los príncipes de madera», Daniel Pérez Navarro | Premios Guillermo de Baskerville’17

¡Y HEMOS LLEGADO AL FINAL! Esta es la última reseña que me toca este año como miembro del jurado de los Premios Guillermo de Baskerville, organizados por la web Libros Prohibidos. Puedes leer el resto de reseñas que he publicado durante estos meses en esta misma categoría de Novela Corta (y también las de mi participación el año pasado como jurado de Relato Corto).  Y, si te pica el gusanillo de la curiosidad, de momento las cosas en el Premio van así.

«Los príncipes de madera», Daniel  Pérez Navarro

Reseña: «Los príncipes de madera», Daniel Pérez Navarro | Premios Guillermo de Baskerville’17

Los príncipes de madera

Autor: Daniel Pérez Navarro

Cerbero, 2017

 

ISBN: 9788494642227

185 páginas

El príncipe de madera, de Bartók, contiene en sus compases una bomba de relojería. Al menos así lo siente el grupo de David, los cerebritos de Collins, un grupo de ocho jóvenes que se preparan para convertirse en ingenieros y ser enviados a la luna de Agarttha, donde dirigirán la extracción de una valiosa materia prima llamada Jebo. En aquel apartado lugar, sus pensamientos volverán una y otra vez sobre quiénes son y cuál es su verdadero cometido en la vida, como si recorrieran a cada paso el extraño solo de xilófono de la mítica pieza. Los problemas que se cruzarán en su camino acabarán por enfrentarlos con su verdadera naturaleza, con su yo más íntimo, en un vertiginoso in crescendo de acontecimientos.

He dejado este libro para el final, entre otras razones, porque me llamaba mucho la atención la sinopsis y quería tomármelo con calma. Si me conoces un poquito sabrás que soy pianista y que dos de mis pasiones son los cuentos y el ballet, así que Los príncipes de madera tenía los ingredientes perfectos para engancharme con su planteamiento.

Por supuesto, mi parte favorita son los detalles: especialmente, la presencia omnipotente de la música, tanto la de Bach como la de Béla Bartók (y el simbolismo que traen consigo, que esconde muchas cosas como esta que nos revelan desde Cerbero en exclusiva). Fangirleé terriblemente cuando pillé que la novela se titula así por un ballet (que, además, me recuerda a Las zapatillas rojas aunque realmente no tiene mucho que ver) y, como no podía ser de otra manera, busqué la música y me la puse de fondo durante toda la lectura (hice bien).

Otra cosa que me gusta y mucho es que, incluso siendo una obra con inclinaciones claramente científicas, no solo las matemáticas o la física sean importantes. O el worldbuilding tan bien argumentado que nos presenta Daniel Pérez Navarro: sin caer en el infodumping, pistas como el bullying del principio, la pelota de Showalter o lo que ocurre con Pickering (¡y la reacción del resto de personajes, sobre todo de los profesores!) nos van dejando caer que no todo es lo que parece. Otro ejemplo de esto mismo, que me parece magistral, es que el insulto más repetido en la novela sea cafetera. Ayuda a reforzar la idea de que, sobre todo al principio, los personajes son niños que parecen pequeños por la madurez de la forma de los diálogos pero mayores por su contenido. Al principio, además, pensaba que se trataba de un insulto gratuito, así que tengo que felicitar al autor por su gran labor de foreshadowing.

El narrador, que se hace simpático por su desparpajo e ironía, ayuda y mucho a agrandar ese ambiente opresivo que va creciendo a medida que van quedando menos príncipes (un poco a lo Diez negritos, salvando las distancias).

Lo único que podría decir como negativo es que, en algunas partes, la narración se hace quizás demasiado explicativa, especialmente en las escenas de acción, en las que me ha faltado algo de efectismo, pero, sobre todo, al final. Puedo pasar por alto las casualidades y que nos quedemos con ganas de saber más sobre qué ocurrió con el resto de personajes cuando les perdemos la pista, pero creo que un poco más de show, don’t tell y de profundidad en la caracterización de los personajes (me habría encantado explorar un poco más la paranoia final de Janus) habrían conseguido que la novela fuera verdaderamente redonda.

Aunque, quitando esto, Los príncipes de madera es una novela buenísima, con una estructura impecable (y joyas como el capítulo cuatro) y un enorme homenaje a la música, la esperanza y las obras clásicas de la ciencia ficción. Léela, y ponte de fondo a Béla Bartók.


 

¡Y esta ha sido la última reseña de Novela Corta de los Premios Guillermo de Baskerville 2017! Ha sido un enorme placer haber podido participar en esta fiesta de la literatura independiente ¡y espero que no sea la última! Muchas gracias a Libros Prohibidos por haber confiado en mí como jurado, a las editoriales Sportula y Cerbero por la cesión de los ejemplares y, sobre todo, a los cuatro autores de esta categoría, por haber escrito historias tan maravillosas.

Si te han gustado mis reseñas, no dudes en comentar, compartirlas y, sobre todo, suscribirte a mi lista de correo para estar al tanto de mis nuevas publicaciones. ¡Hasta la semana que viene!

La cuerda floja del infodumping en la novela histórica

La cuerda floja del infodumping en la novela histórica - Esquinas Dobladas

UNO DE LOS ARTÍCULOS más visitados y leídos de este blog es este en el que hablo de Julia Navarro y su más que puntual afición al infodumping. No creo que sea casual: es un problema muy, pero que muy extendido entre los escritores de novela histórica, porque a veces se nos olvida que a nadie le importa cuántas horas hemos pasado buscando si había lecheros en el Berlín de 1961.

Continuar leyendo “La cuerda floja del infodumping en la novela histórica”

Reseña: «36», Nieves Delgado | Premios Guillermo de Baskerville’17

Reseña: «36», Nieves Delgado | Premios Guillermo de Baskerville’17  - Esquinas Dobladas

¡Y AQUÍ ESTÁ LA TERCERA RESEÑA! Como miembro del jurado de los Premios Guillermo de Baskerville, organizados por la web Libros Prohibidos (si no los conoces, es el momento de darte un paseo por su web), me toca hablar de cuatro obras. Es mi segunda edición, porque ya participé como jurado en la edición del año pasado, aunque en la categoría de Relato Corto, mientras que este me ha tocado la Novela Corta.

Hasta ahora he reseñado Despertares, de Felicidad Martínez; y Clorofilia, de Cristina Jurado (puedes curiosear un poco cómo va la cosa por aquí) y solo me quedaría una novela más de entre todas las nominadas

¡Vamos ya con la reseña!

«36», Nieves Delgado

Reseña: «36», Nieves Delgado | Premios Guillermo de Baskerville’17  - Esquinas Dobladas

36

Autora: Nieves Delgado

Cerbero, 2017

 

ISBN: 9788494745461

228 páginas

El nacimiento de una nueva Inteligencia Artificial en el CIDIA siempre es motivo de alegría. En el caso de la que ocupará el cuerpo número 36, la felicidad es doble, puesto que, nada más nacer, ha sorprendido a todos los técnicos con un insólito «Buenos días». 36 no es una IA como las demás, se hace preguntas y quiere respuestas. ¿Dónde reside la verdadera identidad? ¿Qué sentido tienen las etiquetas? ¿Es necesario integrarse y aceptar la opinión de la mayoría?

Lo que más me ha gustado de 36 ha sido, sin lugar a duda, la caracterización de sus personajes. Especialmente de los secundarios, y quiero pararme a destacar este punto porque no es nada fácil dejar bien definidos un puñado de secundarios en una novela corta, sobre todo si se desarrolla en un período de tiempo tan amplio como esta. ¿Y cómo consigue esto Nieves Delgado? Utilizando con maestría el mejor recurso de caracterización de personalidades que tenemos a nuestro alcance (y uno de los más difíciles de dominar, también): los diálogos. Inteligentes, acertados y, sobre todo, muy realistas.

Si a esos diálogos tan bien conseguidos le añadimos el hecho de que las escenas están especialmente bien escogidas, puedo decir que no sobra ni falta nada en el relato de la vida (llamémoslo así) del personaje principal, que al fin y al cabo es lo que es 36. Incluso el hecho de que el personaje de Edvard medio desaparezca en la última parte de la novela puede interpretarse como una analogía de cómo los padres toman un segundo plano en la vida de las personas a medida que vamos creciendo: ¡y ese tipo de simbolismo me fascina!

Otro de los grandes puntos a favor de esta novela es el magnífico trabajo de worldbuilding o creación de mundos que ha realizado la autora: se trata de un entorno muy parecido al nuestro, pero al mismo tiempo con unas diferencias muy marcadas. Lo que me encanta de cómo Nieves Delgado nos ha presentado esas diferencias es que ha escogido algunos detalles significativos, con mucho acierto para que esas pequeñas partes sirvan para representar al todo. El espacio de la novela es muy reducido y, en estos casos, suele ocurrir que parece que los autores se quedan cortos y que solamente nos dejan asomarnos por un ventanuco pequeñito al mundo que han creado; no es el caso de 36, donde realmente parece que no observamos desde fuera sino que nos hemos metido dentro de la historia.

El mensaje de la novela es también muy bueno: tanto su introducción como los dilemas que plantea, y me gusta mucho cómo las reflexiones de los personajes llevan a presentar varias opciones (o soluciones, podríamos decir) pero la autora no nos fuerza a decantarnos por ninguna. La idea, en general, es de diez, y el desarrollo de esta prácticamente perfecto.

La única pega que le pondría es que, sobre todo al principio, 36 tiene un aire como de cuento. Y esto no tendría que ser necesariamente algo negativo (si me conoces sabrás que no solamente soy una friki de la documentación, sino también de los cuentos de hadas), pero en el caso de esta novela corta creo que el comienzo, una parte tan importante de cualquier narración, peca de explicativo. No llega a ser infodumping puro y duro, pero tengo la sensación de que el efecto de lo que se nos cuenta habría sido mucho más impactante si se hubieran escogido dos o tres escenas clave para mostrar todo eso que ocurre (y que, sin duda, es necesario para la comprensión total de la trama) y, mediante uno de esos diálogos tan buenos que Nieves Delgado sabe crear, o quizás mediante alguna vuelta a una estructura que se queda en algo demasiado lineal y cerrado, las cosas se nos hubieran mostrado en lugar de ser contadas.

De hecho, creo que lo único que le falta a 36 para convertirse en mi historia favorita de ciencia ficción de todos los tiempos (que, a ver, es cierto que no me considero ni muchísimo menos una experta [ni siquiera una lectora especialmente asidua] en el género, pero alguna que otra cosilla sí que he leído) es eso: un poquito más de complejidad en los tiempos de la narración o algún que otro juego de perspectivas o de estructura. Un poquito más de ambición a la hora de contar los hechos le habrían dado a 36 toda la memorabilidad que se merecen la historia y los personajes.

¡Y hasta aquí esta tercera reseña de Novela Corta de los Premios Guillermo de Baskerville 2017! Muy pronto, la última: suscríbete a mi lista de correo para que no perderte nada de nada. ¡Hasta la semana que viene!

Los doughnuts de calabaza de «Sleepy Hollow»

¿OS HE DICHO ALGUNA VEZ que el otoño es mi estación favorita? Me encanta cómo todo cambia de color, el tiempo empieza a refrescar y llegan los días de lluvia en los que nada apetece más que hacerse con una manta, una bebida caliente y un buen libro. Además, el otoño es la época de cosechar productos deliciosos como las manzanas, las setas, mis adoradas castañas… y las calabazas. Me encanta cocinar con calabaza, como ya he demostrado en alguna ocasión. Así que, aunque parece que en todas partes nos estamos preparando ya para la Navidad, quiero aprovechar lo que nos queda de otoño para traeros una receta con calabaza, junto con un libro perfecto para esas tardes lluviosas que tanto me gustan.

Tengo que confesar una cosa, sin embargo: en realidad, es posible que la receta original de este postre literario no llevara calabaza. He tenido mis dudas al respecto. Resulta que, en mi edición de La leyenda de Sleepy Hollow, me encontré con este fragmento que hace la boca agua:

Continuar leyendo “Los doughnuts de calabaza de «Sleepy Hollow»”

Reseña: «Clorofilia», Cristina Jurado | Premios Guillermo de Baskerville’17

Reseña: «Clorofilia», Cristina Jurado | Premios Guillermo de Baskerville’17 — Esquinas Dobladas

¡VAMOS CON LA SEGUNDA RESEÑA! Como miembro del jurado de los Premios Guillermo de Baskerville, organizados por la web Libros Prohibidos (que con su gran labor hacen que poco a poco la literatura independiente y autopublicada vaya abriéndose hueco en el mercado hispanohablante), voy a reseñar cuatro novelas cortas. Es mi segunda edición, porque ya participé como jurado en la edición del año pasado, aunque en la categoría de Relato Corto, mientras que este me ha tocado la Novela Corta.

De momento, esta es mi segunda reseña: puedes leer por aquí la que publiqué hace un par de semanas de Despertares, de Felicidad Martínez; y hasta enero voy a seguir leyendo y publicando una por cada novela corta nominada. La cosa parece que está muy interesante, por cierto.

Y, sin más, aquí está la reseña:

«Clorofilia», Cristina Jurado

Reseña: «Clorofilia», Cristina Jurado | Premios Guillermo de Baskerville’17 — Esquinas Dobladas

Clorofilia

Autora: Cristina Jurado

Cerbero, 2017

 

ISBN: 9788494642234

142 páginas

¿Quién es Kirmen? ¿Por qué el joven no se parece a sus padres, ni a su amigos, ni a ninguno de los habitantes del Claustro? En el exterior de las cúpulas que protegen a los últimos habitantes de la Tierra, una tormenta eterna y monstruosa se ceba con el planeta. Kirmen sigue cambiando y, mientras tanto, no deja de soñar con salir. Al exterior. A la tormenta. ¿Qué es Kirmen?

Lo primero que tengo que destacar de este libro es el comienzo tan increíble que tiene.  Las primeras frases son totalmente perfectas: atrapan al lector con esas metáforas tan sugerentes y directas. Hay pocas cosas más importantes que un comienzo en una novela, y Cristina Jurado ha sabido aprovecharlo.

El resto del primer capítulo (el titulado Cero), sin embargo, no ha terminado de convencerme: en la primera lectura me encantó (aunque me chocó un poco la rapidez con la que se presenta y termina el episodio de la niña con apendicitis), pero una vez que he leído la novela entera, al revisarla, no puedo evitar pensar que la historia de verdad comienza con la introducción de su protagonista, Kirmen, que no aparece hasta el capítulo Dos. Y, sin embargo, creo que la información que se nos presenta en este primer capítulo es necesaria para la novela: es en la forma de enlazarlo con el resto donde le veo las carencias. Quizás si se hubiese estructurado de otra forma me habría convencido más, porque resulta como digo muy interesante para comprender la evolución de otro de los personajes claves de la trama: el doctor.

Y es que otro punto estrella de Clorofilia es el tratamiento y la caracterización de sus personajes: hay poquitos, los justos para el número de páginas, y todos ellos resultan terriblemente vivos y reales. ¡Es una delicia leer esos diálogos tan bien construidos! Nada de infodumping y no hay lagunas de información tampoco: realmente he visto pocos casos de personajes tan bien conjugados en tan pocas páginas. Sin duda, son la gran fortaleza de Clorofilia: la reflexión que presentan, su visión del mundo (que también está muy bien construido y presentado) y la manera en la que se enfrentan a él.

Las descripciones (la prosa en general) son también una delicia. Una vez más, enhorabuena a Cristina Jurado por haber conseguido hacerlas tan redondas en tan poco espacio: soy una gran defensora de la economía del lenguaje y del uso de palabras precisas y claras, y es algo en lo que la autora de verdad se ha ganado mi admiración, especialmente en los pasajes que hablan de la naturaleza, en contraposición al entorno donde interactúan los personajes.

De hecho, como introduje por ahí arriba, lo único que creo que le falta a Clorofilia para ser un libro totalmente redondo es una mejor estructura. Es justo en los puntos clave de la trama donde me parece que flaquea (el ya meniconado capítulo Cero, o ese inciso que es el capítulo Tres que no termina de cuadrarme del todo en el sitio en el que está) y, sobre todo, en la resolución del conflicto. Nuevamente, la manera en la que está contado el clímax de la novela me parece hermosísima, pero no ha conseguido cautivarme todo lo que debería precisamente porque el detonante que lleva a ese punto culminante no me ha parecido que estuviera lo suficientemente justificado.

Me explico: aunque es cierto que había pistas plantadas por toda la novela, o eran demasiado poco obvias o yo las pasé demasiado por alto, porque ni en un millón de años podría haber intuido lo que se avecinaba. Creo que Cristina Jurado apostó demasiado por la carta del plot twist radical sin dejar prácticamente nada para un poco de ironía dramática que hubiera enriquecido al personaje de Jana y toda esa trama de los padres de Kir que, tal y como está, parece más un añadido gratuito de última hora que un elemento planificado e integrado dentro del resto de la trama.

Aun así, el desenlace termina por ser relativamente satisfactorio en su condición de final abierto (personalmente, me habría encantado saber qué ocurre después, pero entiendo que lo dejemos ahí), y deja un buen sabor de boca para esta novela que, más que leerse con calma, se engulle.

En definitiva: otra agradable sorpresa que me dejan los Premios Guillermo de Baskerville, que juzgué en un principio como obra distópica aunque quizás pueda encuadrarse mejor en el género fantástico e, incluso, de terror.


 

¡Y hasta aquí esta segunda reseña de Novela Corta de los Premios Guillermo de Baskerville 2017! Muy pronto, más: suscríbete a mi lista de correo para que te llegue la notificación a tu bandeja de entrada. ¡Y hasta la semana que viene (que toca postre ;])!