Las mejores novelas cortas para leer en un fin de semana

Las mejores novelas cortas para leer en un fin de semana — Esquinas Dobladas

Últimamente, cuando me doy el lujo de pasarme por una librería (o por una feria del libro, ¡que estamos en temporada!), me da la sensación de que lo que se lleva ahora son libros gordotes, importantes: ¡cuanto más largos, mejor!

Sobre todo en novela histórica, que es de lo que más leo, pero también en otros géneros. Parece que no puedes ser un best-seller si no tienes un mínimo de quinientas páginas (¡y varios casos diagnosticados de tendinitis en la muñeca de algún lector intrépido que ha pasado horas sujetando el volumen sin atril!)

¿Y dónde quedan entonces las novelas cortas?

Que, oye, a mí también me gusta, de vez en cuando, sumergirme en una historia épica, de las que atrapan de verdad, y no salir de ella en un mes. Pero lo cierto es que, más veces de las que me gustaría, a muchos de esos libracos les sobra, cuanto menos, un cuarto de las páginas. El que no cae en el infodumping (de nuevo, un mal endémico de la novela histórica) peca de un abuso del relleno y la paja y, a veces, hasta de repetir la misma información hasta la saciedad, una y otra vez, como si al lector se le hubiese olvidado lo que ocurrió en la novela hace quince capítulos.

¿Y no te apetece, ahora que hace buen tiempo y pasamos menos tiempo en casa, leer cosas cortitas, de una sentada o en un fin de semana (como esas miniseries por las que ahora tanto apuesta Netflix, que te has ventilado en diez capítulos)? Si solamente tienes tiempo para leer (o escuchar audiolibros) de camino al trabajo, ¿no será mejor elegir una novela corta, de menos de doscientas páginas, que puedas terminar en una o dos semanas?

Continuar leyendo «Las mejores novelas cortas para leer en un fin de semana»

Cómo Goodreads puede ayudarte a leer más

Cómo Goodreads puede ayudarte a leer más

Este año estoy leyendo muchísimo. Muchísimo, hasta el punto de que me había marcado en Goodreads el reto de leer 40 libros este 2022 (en todo el año, se entiende), y lo he cumplido antes de que se termine abril. Hasta el punto de que no leía tanto desde que estaba en el instituto y devoraba cada semana los tres libros que pedía prestados en la biblioteca municipal.

Es, además, curioso, porque estos años atrás, como supongo que nos habrá pasado a muchos, me dije que con los confinamientos y todo el tiempo que iba a tener libre con esto de la pandemia iba a cundirme un montón. Que volvería a esos años en los que llegaba a los 100 libros (y los superaba) tranquilamente. Pero qué va. Nada más lejos de la realidad: leí, sí, pero a trompicones. Había semanas que no hacía otra cosa. Y meses enteros en los que ni me acercaba a la estantería de libros pendientes.

Que, oye, en realidad, da lo mismo. Es solamente un número. No importa demasiado: no me dedico a leer profesionalmente, lo hago por hobby. ¿Qué más da si leo 30 ó 40 ó 7 libros al año? Es igual. Lo importante es disfrutar de lo que lees. Y he aquí el problema: es que a mí me encanta leer. Desde siempre. Y, cuando por lo que sea no leo mucho durante una época, lo echo de menos.

Así que este año me he propuesto dedicarle tiempo a esto que tanto me gusta. Quiero leer todo lo que pueda, descubrir nuevos autores, y acabar el año con una nueva lista de libros favoritos que recomendar a todo el mundo. Me he animado incluso a probar los audiolibros, lo cual me permite ahora seguir leyendo camino al trabajo o cuando hago las tareas de casa, de modo que incluso cuando tengo poco tiempo puedo dedicarle a la lectura un ratito todos los días.

Pero ¿sabes qué pasa? Que tengo una memoria pésima. Si me recomiendas un libro y no lo apunto enseguida, se me olvida. Para siempre. Vamos, que puedes volver a recomendármelo a la semana siguiente y volverá a pasarme lo mismo. Por eso, llevo mucho tiempo haciendo listas: de libros que quiero leer, de los libros que he leído, de los que más me han gustado.

Antes, las hacía en formato analógico: tengo una libreta en la que apunto todos los libros que he leído desde 2006. Pero a veces no tengo la libreta a mano, claro.

Por eso, tiro mucho de Goodreads.

Continuar leyendo «Cómo Goodreads puede ayudarte a leer más»

Qué tendrán los audiolibros

Qué tendrán los audiolibros | Esquinas Dobladas

A veces, la percepción que tenemos de nosotros mismos no se corresponde con la realidad. No solo porque en muchas ocasiones tendemos a menospreciar nuestro trabajo, o a compararnos con los demás, y pensamos que lo que hacemos nosotros vale menos que lo que hace el vecino (aunque, al fin y al cabo, en todas partes cuecen habas, y quién te asegura a ti que ese mismo vecino no piensa lo mismo de ti).

Continuar leyendo «Qué tendrán los audiolibros»

4 novelas que tienes que leer este marzo asiático

4 novelas que tienes que leer este marzo asiático | Esquinas Dobladas

¡Que llega el marzo asiático!

No suelo unirme a muchos retos de lectura de los que corren por las redes (principalmente por falta de tiempo: ¡ya me gustaría a mí pasarme el día entero leyendo!) pero el marzo asiático de este año no me lo puedo perder. Aparte de que me encanta la idea (Magrat fue la que impulsó esta iniciativa, que está mucho mejor explicada por aquí, y viene a resumirse en que, durante el mes de marzo, nos unamos a ella en la lectura de libros escritos por autores asiáticos que reflejen la cultura o la historia de sus países de origen), tengo tal lista de libros que podrían encajar mis pendientes de Goodreads que podría estar leyendo exclusivamente autores asiáticos durante el resto de 2022 y todavía me faltarían meses.

Pero no se puede abarcar todo y algo tendré que dejar para el año que viene, así que por mi parte estoy todavía decidiendo qué voy a leer.

Si tú tampoco tienes todavía claro por dónde empezar, o si buscas historias maravillosas ambientadas en Asia con mi Sello de Aprobación™ ¡has llegado al sitio correcto!

En el artículo de hoy te traigo cuatro novelas asiáticas que he leído y disfrutado y que te recomiendo encarecidamente.

Continuar leyendo «4 novelas que tienes que leer este marzo asiático»

La mejor forma de leer libros gratis en 2022

Leer libros gratis en 2022

Cuando era pequeña, iba cada semana a la biblioteca. Me llevaba a casa dos o tres libros y los devoraba ansiosa para regresar a por más a la biblioteca. En mi casa había libros también, sí (¡por suerte!), pero no tantos ni tan variados (ni tenían tejuelos y el sello de la biblioteca pública, que siempre es un plus).

Ir a la biblioteca era, para mí, todo un acontecimiento. No vivíamos especialmente cerca, así que tenía que esperar pacientemente a que pudieran llevarme, o a que me cuadrara el horario de las actividades de la tarde para poder acercarme un ratito antes de que vinieran a buscarme. En verano, me levantaba temprano para ir a primera hora, antes de que hiciera calor. Y cuando un libro me gustaba mucho, volvía a sacarlo prestado al cabo de los meses para disfrutar de una relectura.

Y aun así, con el paso de los años, dejé de ir a la biblioteca. Varias mudanzas, horarios complicados y una reducción considerable en el tiempo que podía dedicarle a la lectura fueron los principales culpables. También empecé a leer en digital (¡y estoy encantada!)

Pero, casi de casualidad, después de años sin llevarme prestado un libro, hace unos meses he vuelto a descubrir las bibliotecas.

Continuar leyendo «La mejor forma de leer libros gratis en 2022»

6 novelas brillantes que he leído este año

Con los años, me he vuelto más y más exigente. Con las cosas que compro (que a veces compensa más pagar un poquito más para llevarte a casa algo de más calidad), con la gente de la que me rodeo y, por supuesto, con la manera en la que empleo mi tiempo.

Porque, y supongo que te pasará igual, cada día es más difícil encontrar un huequecito para dedicarlo a la lectura. Me encanta leer, pero también me gusta disfrutar de los amigos, y dar paseos largos, y hacer galletas, y otras mil millones de cosas que están siempre ahí luchando por conseguir un pedacito de mi atención.

Así que no me queda más remedio que elegir muy, pero que muy bien lo que voy a leer (y, aun así, no siempre acierto). Pero es por eso por lo que suelo terminar el año con un buen puñado de libros maravillosos en mi estantería de Goodreads.

Queda poco más de un día de este 2021, así que me da que no voy a llegar este año a los 50 libros leídos. Pero no te preocupes, porque te traigo una lista de las 6 mejores novelas que he tenido la suerte de leer este año.

Continuar leyendo «6 novelas brillantes que he leído este año»

Los personajes de John Le Carré

Los personajes de John Le Carré — Esquinas Dobladas

El otro día, con esto de que se cumplían 30 años desde la caída del Muro de Berlín, me dio por ver de nuevo una de mis pelis de la Guerra Fría favoritas: El espía que llegó del frío. La película en sí es una maravilla, como todas las demás de esta lista, y también lo es el libro en el que está basada: The spy who came in from the cold, de John Le Carré.

Es de hecho uno de los libros obligados de cualquier lista de novelas sobre el Muro de Berlín o la Guera Fría. Hace años ya la leí, cuando empezaba a escribir mi novela Esa nube tiene forma de oveja: fue mi primera toma de contacto con Le Carré, el maestro de las novelas de espionaje, y fue también una de las primeras novelas que leí a modo de documentación.

Desde entonces he leído un par de novelas más de Le Carré: todas muy buenas, con muchísima jerga de espías y un vocabulario bastante complejo en inglés que me hace agradecer la función de diccionario de mi Kindle, un montón de viajes e intrigas y, sobre todo, un elenco maravilloso de personajes.

Continuar leyendo «Los personajes de John Le Carré»

Infodumping con alevosía

Infodumping con alevosía — Esquinas Dobladas

Mal que nos pese, a todos los escritores, más si somos de novela histórica, se nos escapa de vez en cuando un poquito de infodumping.

Especialmente cuando estamos escribiendo el primer borrador, en el que todavía estamos volcando información desordenada, cuando todavía no nos hemos puesto serios y se nos cuelan diálogos demasiado literales, repetimos el mismo dato tres veces en cuatro páginas y, a veces, ni siquiera hemos decidido quién va a ser nuestro narrador.

Todos estos vicios se pueden corregir después, algunos con más trabajo que otros, pero el infodumping por accidente tiene cura.

Pero a veces se trata de una cepa muy resistente y el virus se reproduce y te come la novela entera, y a mí me entra como urticaria cada vez que me acuerdo de Dime quién soy (que es un ejemplo extremo de infodumping en dosis peligrosísimas para la salud).

Continuar leyendo «Infodumping con alevosía»

El mejor artículo que he leído nunca

El mejor artículo que he leído nunca — Esquinas Dobladas

El otro día encontré casualmente, a través de twitter, este artículo escrito por Heather O’Neill para Lit Hub: I Read One Hundred Books Just to Write One. O lo que viene a ser He leído cien libros para escribir uno.

Título que, si me conoces un poquito a mí y a mis aventuras como friki de la documentación, sabrás por qué me obligó a pinchar en el enlace. Porque Heather O’Neill es todo aquello que yo querría ser de mayor: lee un libro al día y, en sus propias palabras, compró un libro sobre un internado masculino en los cincuenta porque uno de sus personajes iba a un internado femenino en 1890.

Continuar leyendo «El mejor artículo que he leído nunca»