La cuerda floja del infodumping en la novela histórica

La cuerda floja del infodumping en la novela histórica - Esquinas Dobladas

UNO DE LOS ARTÍCULOS más visitados y leídos de este blog es este en el que hablo de Julia Navarro y su más que puntual afición al infodumping. No creo que sea casual: es un problema muy, pero que muy extendido entre los escritores de novela histórica, porque a veces se nos olvida que a nadie le importa cuántas horas hemos pasado buscando si había lecheros en el Berlín de 1961.

Continuar leyendo «La cuerda floja del infodumping en la novela histórica»

7 pasos para enamorarte de la novela histórica (también como escritor)

7 pasos para enamorarte de la novela histórica (también como escritor) - Esquinas Dobladas

ANTES DEL VERANO publiqué en el blog la primera parte de este artículo, en el que reuní los cinco pasos que cualquier lector necesita para iniciarse como amante de la novela histórica. Hoy vengo a darte otros siete pasos para enamorarte de este género, pero esta vez como escritor (o escritora).

De hecho, ya te hablé del tema cuando te conté por qué creo yo que leemos novela histórica y  por qué escribo yo este género. Voy a profundizar un poquito más en ello y a darte las claves para que tú también, con un poquito de trabajo y paciencia, puedas escribir una novela histórica.

Continuar leyendo «7 pasos para enamorarte de la novela histórica (también como escritor)»

Qué es una novela histórica

Qué es una novela histórica – Esquinas Dobladas

ESTE LUNES, Fran Zabaleta publicaba esta recopilación de cinco blogs de escritores de novela histórica, que te aconsejaría que consultaras porque merece la pena echarles un vistazo a los autores mencionados, incluso aunque no saliera yo (¡gracias por la mención, Fran!), y por supuesto nada más leerlo me puse a curiosear. Ni que decir tiene que entre eso y responder a cuatro correos y otras mil cosas que de repente me parecían urgentísimas (pista: no lo eran) la mañana del lunes no llegué a mis mil palabras diarias, pero echémosle la culpa a Fran y dejemos que el diablo de la procrastinación nos engulla (si es que está claro que tengo que volverme a la playa, que esto de la vuelta al cole es malísimo para la salud y, sobre todo, para la productividad).

Continuar leyendo «Qué es una novela histórica»

Por qué leemos novela histórica

Por qué leemos novela histórica – Esquinas Dobladas

CUANDO VOY A LA BIBLIOTECA o a una librería, irremediablemente los libros que más me llaman la atención son las novelas históricas. Me llaman por supuesto la atención los títulos o autores de los que he oído hablar (porque, siendo francos, la publicidad y el marketing funcionan estupendamente) pero, sobre todo, tiendo a llevarme a casa libros que tratan sobre épocas y hechos del pasado sobre los que sé poco o sobre los que apenas he oído hablar, y la única excepción son las novelas sobre la Guerra de la Independencia o la Guerra Fría.

Y llevo mucho tiempo haciendo esto (aunque al final leo un poco de todo), desde antes incluso de haberme dado cuenta de que la novela histórica es mi género preferido no solo para leer sino también a la hora de escribir.

Esta semana, en mis redes sociales, he lanzado la siguiente pregunta:

Continuar leyendo «Por qué leemos novela histórica»

Cinco pasos para enamorarte de la novela histórica

Cinco pasos para enamorarte de la novela histórica – Esquinas Dobladas

ESTE FIN DE SEMANA he estado buceando un poco en el baúl de los recuerdos: si me sigues en Instagram y viste mis stories, sabrás que estuve revisando y actualizando la libreta en la que tengo apuntados todos los libros que he leído desde 2006: no recuerdo muy bien por qué con doce años me pareció una buena idea llevar un registro de mis lecturas; parece ser que los señores de Goodreads tuvieron una idea parecida y desarrollaron la plataforma ese mismo año.

Quizás tuvo algo que ver que fue ese año en el que empecé a escribir mis primeras patatas (de las que puedes leer unos convenientemente horrorosos extractos por aquí), pero el caso es que por aquella época se conoce que yo tenía mucho tiempo porque leía un montón: más de 100 libros al año, cuando en 2016 fueron solamente 36. Claro que los libros de aquella época eran cosillas más bien cortitas y ahora, aparte de que tengo ochenta mil asuntos más entre manos, leo otro tipo de libros. ¡Y puedo decir que siempre he estado por encima de la media nacional!

Continuar leyendo «Cinco pasos para enamorarte de la novela histórica»

«Palmeras en la nieve» y el modelo Kate Morton en la novela histórica

«Palmeras en la nieve» y el modelo Kate Morton en la novela histórica

LA SEMANA PASADA TERMINÉ de leer Palmeras en la nieve, de Luz Gabás, y como el libro no me dejó indiferente decidí que escribiría aquí una entrada sobre él. Pero como no podía decidirme (¡hay tantas cosas de las que podría hablar!), abrí una encuesta en twitter para elegir el tema de hoy. Después de una ronda de desempate (en la primera encuesta quedó descartado que hablase sobre el final), la cosa quedó tal que así:

Continuar leyendo ««Palmeras en la nieve» y el modelo Kate Morton en la novela histórica»

Dime quién soy | El peligro del infodumping

Dime quién soy | El peligro del infodumping

HACE UN PAR de semanas terminé de leer Dime quién soy, de Julia Navarro. Sobre este libro hay opiniones de todos los colores, aunque parece que la predominante es que es una gran obra (¿lo pillas? Por las 1097 páginas) y que ofrece un retrato bastante completo de la historia europea (y hasta un cachito de la americana) del siglo XX.

Mi valoración personal de la novela (que, por supuesto, no deja de ser totalmente subjetiva) se ve muy influenciada por el hecho de que me caía gorda la protagonista, de la que después de tantas aventuras y tantas desgracias solo sabemos que era guapa, y el resto de personajes eran poco más que un corps de ballet insulso y descafeinado que estaba allí solo para bailarle el agua. La verdad es que compré el libro porque en la contraportada se hacía hincapié en que la historia trataba «desde los años de la Segunda República española hasta la caída del Muro de Berlín», pero, claro, como me veía en la página 926 y todavía no habíamos llegado a la parte que me interesaba (que era la de la Guerra Fría, claro está)…

Y, bueno, si a esto le añadimos que me repateó terriblemente un momento en el que aparecen una familia de alemanes almorzando a las tres de la tarde (cosa que hoy en día es harto improbable, cuanto más en los años 60; te lo dice una que cuando vivía allí hizo cola a las 11 de la mañana por un plato de espaguetis), y que tampoco llegó a convencerme en ningún momento el narrador elegido, puedes imaginarte que no está, precisamente, entre mis libros favoritos.

Pero todo lo que acabo de decir podría pasarlo por alto… si no fuera por el infodumping.

Continuar leyendo «Dime quién soy | El peligro del infodumping»

Los personajes en la novela histórica

Esquinas Dobladas

HACE ALGUNOS MESES te conté por qué escribo novela histórica. No es el único género que he trabajado (incluso tengo por ahí un par de patatas gordísimas en las que intenté inventarme un mundo distópico pseudo-postapocalíptico), pero junto al realista es en el que me siento más cómoda. También es uno de los géneros que más me gusta leer y que más disfruto. Entre otras razones, porque me encantan los buenos dramas y en épocas donde los resfriados se curaban con emplastos los dramas son bastante fáciles de conseguir.

Lo que te voy a decir es una obviedad, pero el contexto determina a los personajes. Por eso, los personajes de novela histórica son algo diferentes a los personajes de otros géneros, como la novela negra o la novela romántica contemporánea. Si escribes novela histórica, tienes que tener en cuenta de que el contexto de la narración no es el mismo que el tuyo de tu vida cotidiana, así que vas a tener que trabajar un poquito más.

De hecho, los personajes son una de las maneras más sencillas y a la vez más complejas de conseguir que tu lector se crea lo que le estás contando. Por una parte, lo normal es que tu novela (por regla general, que tampoco vamos a discriminar aquí a ningún tipo de experimento literario) tenga personajes: los vas a necesitar para que vivan la historia que quieres contar, de modo que si los haces interactuar con su medio para describirle el contexto a tu lector estás matando dos pájaros de un tiro. Aunque, por otra, está claro que crear buenos personajes (irresistibles) no es tan fácil como parece, aunque es una parte importante del proceso de escritura de una novela. Así que ya sabes: a practicar y a leer mucho.

Continuar leyendo «Los personajes en la novela histórica»

Las 9 mejores películas sobre la RDA | Documentación extrema (5)

Las 9 mejores películas sobre la RDA | Documentación extrema (5) — Esquinas Dobladas

En realidad, la entrada de Documentación extrema de esta semana no es demasiado extrema. De hecho, es más bien flojilla, aunque eso no la hace menos divertida e instructiva. Pero no ha comportado búsquedas farragosísimas en webs actualizadas por última vez en 2006 escritas en un nivel de alemán muy superior al que yo tengo, así que puede decirse que se trata de documentación light.

Y, sin embargo, no he podido resistirme a escribir esta entrada, porque ya te hablé de cómo documentarte leyendo novelas y hoy quiero dar un pasito más. Sí: lo has adivinado. Voy a hablar de películas. Concretamente, de las 9 mejores películas sobre la RDA.

¿Y por qué? Porque mientras escribía mi novela Esa nube tiene forma de oveja las pelis de esta lista fueron la manera más entretenida que encontré para documentarme (¡aunque no la única!). Por cierto, pásate por aquí si lo que buscas es una lista de podcasts sobre la Guerra Fría; por aquí, si quieres descubrir nuevas cuentas de Instagram y por aquí para aumentar tu lista de novelas pendientes con autores de la RDA. ¡Y no te pierdas tampoco estos dos artículos de curiosidades sobre la caída del Muro de Berlín y su localización exacta!

Continuar leyendo «Las 9 mejores películas sobre la RDA | Documentación extrema (5)»

Cómo documentarte leyendo novelas

Cómo documentarte leyendo novelas

ÚLTIMAMENTE tengo poquísimo tiempo para todo: para escribir, para intentar mantener una vida social que se cae a trocitos, para ver películas y, sobre todo, para leer.

Siempre, desde pequeñita, he sido una lectora voraz: no podía no leer antes de dormir y traía a mi madre de cabeza. Pasaba más tiempo en la biblioteca que en los parques y en mi mesilla siempre había tres o cuatro libros esperando un turno que no tardaba en llegar (llevo listas con todos los libros que me leo desde 2006 y por aquella época mi media era de unos 100 libros al año).

Continuar leyendo «Cómo documentarte leyendo novelas»