Qué debes hacer antes de empezar a escribir una novela

Qué debes hacer antes de empezar a escribir una novela

POR SI ACASO, antes de comenzar voy a reiterar que los consejos que iré explicando a continuación son fruto de mi experiencia personal de ensayo y error. De las diecisiete novelas que he empezado a escribir a lo largo de mi vida, he terminado quince (unas con mejores resultados que otras, todo hay que decirlo), y es a partir de este bagaje que me autodenomino pseudo-experta en el arte de no dejarse vencer por el Síndrome de la Página en Blanco (el cual es un tema tan interesante que me lo reservo para entradas futuras).

En realidad, no hay un manual único o un paradigma de pasos que tengas que seguir para terminar una novela con éxito. Yo te voy a contar qué es lo que me funciona a mí (y si tienes alguna sugerencia o discrepas en algo ¡dímelo en los comentarios!).

Si te interesa conocer otros sistemas de planificación de novelas, te recomiendo que investigues un poco y averigües si tu escritor (o escritora) favorito ha publicado su método de trabajo. Yo he leído los de K.M. Weiland y Jordi Sierra i Fabra, pero hay muchísimas en el mercado.

No olvides que esto es una guía muy, muy esquemática (y resumida). Poco a poco iré desarrollando todos estos temas en entradas independientes, pero tomémonos esto como una especie de introducción a la escritura.

¿EN QUÉ DEBES PENSAR ANTES DE ESCRIBIR UNA NOVELA?

1. El conflicto

Una de las primeras cosas que tienes que plantearte es qué es lo que pasa en tu historia. Cuál es el problema al que tus personajes van a enfrentarse, si va a haber más de uno, etc. Lo que viene siendo el nudo, para que nos entendamos. Este artículo de Ana Bolox puede hacerte entender qué es un conflicto y cómo manejarlo.

Hay diferentes clases de conflictos, que generalmente pueden resumirse en dos grandes grupos: los conflictos externos y los conflictos internos. A partir de aquí existen numerosas tipologías de conflictos, que básicamente pueden resumirse en la que propone Mark Nichol: Tu personaje luchará (ya sea literal o figuradamente) contra el destino o Dios, contra sí mismo, contra otro personaje, contra la sociedad, contra la naturaleza, contra algo sobrenatural o contra la tecnología o las máquinas.

2. El final

Si me has hecho caso, ya tendrás un conflicto planteado para tu historia. Incluso puede que tengas varios conflictos secundarios o subtramas (que son importantes pero procura centrarte en ellos una vez que has definido bien cuál es tu conflicto principal).

Bien, pues mi recomendación es que antes de plantearte cómo puedes introducir el conflicto en tu historia tengas también muy claro de qué forma vas a resolver ese conflicto. No hace falta que tengas un guión detallado de qué va a ocurrir en cada página, pero al menos es bueno que cuentes con una idea que te lleve al desenlace de la trama (e insisto en esto por pura experiencia, porque los finales son tan importantes como los principios y una trama mal resuelta, porque nos quedamos sin fuelle a la mitad de la novela, puede destrozar el mejor de los planteamientos). Aquí te dejo una pequeña guía que puede hacerte reflexionar sobre el final de tu novela.

3. Los personajes

Este es un paso que suele ir de la mano con el primero. Necesitas un conflicto para tus personajes y unos personajes a los que plantear el conflicto. A mí veces se me ocurre primero el sujeto de la acción y otras veces es al revés. Explicar eficientemente cómo crear buenos personajes en tres párrafos escasos es prácticamente imposible, así que te recomiendo que leas este artículo de la web megustaescribir en el cual nos hablan de las Fichas de Personajes.

Por supuesto, no hace falta que sigas los modelos que proponen ahí. Creo que a cada escritor (e incluso a cada historia) le funciona un tipo de ficha. ¿Por qué no intentas crear la tuya propia? Puedes dibujar a tus protagonistas (o hacerlos en Los Sims), centrarte mucho en su pasado o hacer una relación detallada de los gestos que acostumbra a hacer tu personaje. Lo que sea, lo que a ti te ayude a elaborarte una imagen mental en la cabeza. Quizás ni siquiera te haga falta hacer una ficha: ¿te sirve con un árbol genealógico?

Lo importante en esta fase previa a la escritura es que tengas claro, por lo menos, cuántos personajes principales vas a manejar y cómo vas a dirigirlos a través del conflicto. Para esto probablemente necesites conocer un par de rasgos de su carácter, así que es el momento de intentar definirlos un poco.

4. La ambientación

Este paso también viene dado por el conflicto. Si tu historia es del tipo Hombre vs. Máquina probablemente tu novela se incline hacia la Ciencia Ficción. Tus personajes no viven en un limbo blanco donde no hay nada: necesitan un lugar en el que asentarse. Un tiempo, que puede ser inventado o real, pero que necesitas definir antes de comenzar.

También debes plantearte si tienes los conocimientos suficientes como para sumergirte en la escritura de esta novela: ¿tus personajes son unos científicos brillantes pero tú no has dado Física desde la E.S.O. (mi caso)? Quizás necesites investigar un poquito antes de empezar, para ponerte en situación.

Si la ambientación de tu novela es inventada, crea las reglas que rigen ese mundo. Y si está basada en un espacio y un tiempo reales, hazte esta pregunta: ¿necesitas documentarte? Quizás te venga bien reunir algo de información básica sobre el lugar y el momento en el que desarrollas tu novela (y ya que estamos, puedes echarle un vistazo a estos recursos básicos de documentación). O quizás no. Es una decisión que tienes que tomar.

5. El narrador

Esto que voy a decir ahora se puede matizar mucho, pero básicamente hay tres clases de narradores, digamos, tradicionales: en primera persona (en la cabeza del personaje), en tercera persona omnisciente (lo sabe todo) y en tercera persona observador (solo sabe lo que sabe el personaje). Elegir bien qué narrador vas a utilizar para tu novela es una decisión muy importante que conviene que hagas al principio (insisto en esto porque actualmente estoy escribiendo una novela que tenía un narrador omnisciente sin complicaciones que no terminaba de cuajar y en la página 60 decidí que mejor contaba la historia a través de un narrador en primera persona. Si hubiera tenido las cosas claras desde el principio me habría ahorrado el tener que reescribir todo ese principio). En este artículo podemos encontrar una subdivisión mucho más detallada de los tipos de narrador, incluyendo algunos de los más experimentales.

6. La estructura

Y el último paso antes de ponerte a escribir es, en mi opinión, saber cómo vas a estructurar la novela. ¿Por capítulos largos o cortos? ¿Intercambiando puntos de vista si narras en tercera persona (he aquí por qué necesitamos saber con qué narrador contamos)? ¿Sin capítulos pero dividida en tres partes? ¿En cuatro, en veinte? Es en este punto de la planificación donde muchos autores (entre los que me incluyo) hacen una pequeña escaleta (un guión) detallando qué pasa en cada escena o capítulo. Esto es por supuesto opcional (siempre y cuando tengas claro adónde va tu novela, que creo que es lo más importante de todo), aunque sí que te recomiendo que por lo menos calcules a ojo dónde vas a poner las escenas clave de tu historia, para marcar un ritmo adecuado. Nuevamente aquí no hay reglas fijas y para cada historia funcionará una estrategia diferente, pero por regla general tu conflicto debe estar presentado por completo en el primer tercio de la novela y debes dar espacio al desenlace para que todo se asiente después del clímax.

¡Y ya está!

Ahora solo necesitas abrir tu cuaderno o tu documento y ¡comenzar a escribir! Aunque antes, si te ha gustado o parecido interesante esta entrada, ¡compártela! Y dime, ¿te han resultado útiles estos consejos? ¿Tienes otro método infalible que funcione muchísimo mejor que el mío?

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

5 opiniones en “Qué debes hacer antes de empezar a escribir una novela”

  1. ¡Hola, caracola! Me ha parecido muy muy esclarecedor tu artículo y ya he estado bicheando un poco por la mayoría de artículos que recomiendas: ¡utilísimos todos! /aunque al final supongo que lo más importante será lanzarse a la piscina de cabeza y ponerse a escribir/ Yo siempre he admirado a las personas organizadas capaces de hacer esta clase de cosas antes de ponerse a escribir (ya sabes perfectamente que no soy una de ellas jijiji). No sé de otros, pero en mi caso sabes que no suelo prepararme mucho antes de empezar, lo cual siempre SIEMPRE me trae problemas (por eso no lo recomendaría nunca), pero de alguna manera sortear esos problemas, darles vida y jugar con ellos se ha convertido en otra parte de mi forma de escribir, así que estoy acostumbrada a vivir con la improvisación por bandera, aunque ¡quién sabe! Lo mismo uno de estos días te hago caso y pruebo a hacerlo todo bien desde el principio. Lo que más me fascina es el tema de las fichas de personajes: nunca sé muy bien cómo se empiezan. ¿Las rellenas a medida que vas conociendo a tus personajes al escribir o de cero ya tienes que tenerlos a todos bien definidos en el cerebro…? De alguna manera, se me hace dificilísimo imaginar cómo debe ser eso.
    En cuanto a otro método, no sé si contará como parte de uno, para mí también es muy importante antes de ponerme a escribir cuidar el entorno o atmósfera en el que voy a estar inmersa. La música que escucho (o la ausencia de ella) tiene que pegar con la historia, las imágenes que veo, que uso, que disfruto…, hasta mi color favorito: todo tiene que ver con la historia que me ocupa en el momento concreto. Muchas veces es más importante la banda sonora que los propios personajes.
    Bueno, todo igual de interesante que siempre. ¡Espero ver qué es lo próximo que nos cuentas, queridísima Dorita!

    1. ¡Hola, bella! Obviamente este método se basa en lo que a mí me funciona y en lo que yo hago, pero cada maestrillo tiene su librillo y lo que a mí me va bien a ti puede resultarte un horror. (Y en realidad lo único que he aprendido es que si no tengo estas cosas claras me estanco y me cuesta horrores superar los baches, así que prefiero dedicarle mucho tiempo a la planificación ANTES de empezar. Aunque a veces me da por hacer cambios de narrador en la página 60, pero en fin).

      Respecto a las fichas de personajes, lo primero es que creo que hay que adaptarlas y modificarlas según lo que te venga mejor a ti en cada caso. Yo lo que hago es que, al principio de todo, hago una ficha muy completa para cada personaje y es a medida que hago esa ficha que los voy conociendo (porque hasta ese momento a lo mejor no me he parado a pensar en cómo era el lugar o ambiente en el que se criaron, por ejemplo). Pero, claro, a medida que voy escribiendo, sobre todo una vez que empiezo a hablar a través de ellos, los personajes van creciendo y tengo que añadir y modificar cosas de las fichas. Realmente una ficha no está completa, al menos en mi caso, hasta que no termino el primer borrador y puedo ver toda la novela con perspectiva.

      ¡Y lo que dices del entorno para la escritura es muy interesante! Las bandas sonoras en mi caso juegan un papel muy secundario, pero a veces es cierto que ayudan a preparar la mente para escribir.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario! Me hace una enorme ilusión que te pases por aquí de vez en cuando y me llenes el blog de comentarios ysiles. ¡Un besazo grandísimo, querida!

  2. Hola, muchas gracias por estos consejos, que me parecen excelentes.

    He escrito dos novelas completas, una publicada y comercializada, la otra en vías de, también tengo como 20 proyectos de novela en diferentes etapas, unas a la mitad, otras sólo la introducción, en fin, eso no es problema de inspiración, sino de mi forma de ser, me interesan tantas cosas, que si no termino algo pronto, ya me fui a otra cosa.

    Las novelas que sí he terminado, no tenía en mente los conflictos, esos surgieron como en la vida real, de pronto e inesperadamente y la solución, se la dejé al personaje, los resolvieron según sus propias personalidades.

    Voy a leer lo de las fichas de los personajes, yo los creo a partir de personas reales, los mezclo, o bien de una sola persona saco dos o tres, creo que eso es lo que más me gusta de escribir novelas, crear así los personajes y dejarlos que interactúen, es interesante.

    En fin, muchas gracias por tus consejos, los seguiré cuando me sea posible.

    Abrazos de luz.

    PD, te invito a mi blog: https://serunserdeluz.wordpress.com

  3. Hola, muchas gracias por estos consejos, que me parecen excelentes.

    He escrito dos novelas completas, una publicada y comercializada, la otra en vías de, también tengo como 20 proyectos de novela en diferentes etapas, unas a la mitad, otras sólo la introducción, en fin, eso no es problema de inspiración, sino de mi forma de ser, me interesan tantas cosas, que si no termino algo pronto, ya me fui a otra cosa.

    Las novelas que sí he terminado, no tenía en mente los conflictos, esos surgieron como en la vida real, de pronto e inesperadamente y la solución, se la dejé al personaje, los resolvieron según sus propias personalidades.

    Voy a leer lo de las fichas de los personajes, yo los creo a partir de personas reales, los mezclo, o bien de una sola persona saco dos o tres, creo que eso es lo que más me gusta de escribir novelas, crear así los personajes y dejarlos que interactúen, es interesante.

    En fin, muchas gracias por tus consejos, los seguiré cuando me sea posible.

    Abrazos de luz.

    PD, te invito a mi blog: https://serunserdeluz.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *