Cómo las vacaciones me han ayudado a dejar de procrastinar

Cómo las vacaciones me han ayudado a dejar de procrastinar

HASTA NO HACE MUCHO TIEMPO, yo escribía siempre a mano. De verdad: novelones enteros de miles y miles de palabras a boli sobre papel cuadriculado; montones de patatas que nunca verán la luz y que recibían la primera corrección cuando me dedicaba con muchos sudores a pasarlas a ordenador. Abandoné este sistema cuando vivía en Alemania y empecé a escribir mi novela sobre la Guerra Fría, no porque decidiera modernizarme de repente, sino porque no me llevé libretas en blanco cuando me mudé y no quería comprarme muchos cacharros que luego tuviera que traer de vuelta a España.

Me ha hecho falta irme de vacaciones a un sitio donde mi acceso a internet era bastante limitado para recuperar un método de escritura que me había funcionado siempre muy bien y que tenía abandonado: no, no he vuelto a escribir a mano. Alguna hoja suelta, alguna escena clave y mil esquemas, sí, pero el grueso del borrador está directamente en Word. Lo que he vuelto a hacer es escribir sin documentarme.

Continuar leyendo “Cómo las vacaciones me han ayudado a dejar de procrastinar”

Dime quién soy | El peligro del infodumping

Dime quién soy | El peligro del infodumping

HACE UN PAR de semanas terminé de leer Dime quién soy, de Julia Navarro. Sobre este libro hay opiniones de todos los colores, aunque parece que la predominante es que es una gran obra (¿lo pillas? Por las 1097 páginas) y que ofrece un retrato bastante completo de la historia europea (y hasta un cachito de la americana) del siglo XX.

Mi valoración personal de la novela (que, por supuesto, no deja de ser totalmente subjetiva) se ve muy influenciada por el hecho de que me caía gorda la protagonista, de la que después de tantas aventuras y tantas desgracias solo sabemos que era guapa, y el resto de personajes eran poco más que un corps de ballet insulso y descafeinado que estaba allí solo para bailarle el agua. La verdad es que compré el libro porque en la contraportada se hacía hincapié en que la historia trataba «desde los años de la Segunda República española hasta la caída del Muro de Berlín», pero, claro, como me veía en la página 926 y todavía no habíamos llegado a la parte que me interesaba (que era la de la Guerra Fría, claro está)…

Y, bueno, si a esto le añadimos que me repateó terriblemente un momento en el que aparecen una familia de alemanes almorzando a las tres de la tarde (cosa que hoy en día es harto improbable, cuanto más en los años 60; te lo dice una que cuando vivía allí hizo cola a las 11 de la mañana por un plato de espaguetis), y que tampoco llegó a convencerme en ningún momento el narrador elegido, puedes imaginarte que no está, precisamente, entre mis libros favoritos.

Pero todo lo que acabo de decir podría pasarlo por alto… si no fuera por el infodumping.

Continuar leyendo “Dime quién soy | El peligro del infodumping”

Documentación extrema (10) | De periódicos viejos

DOCUMENTACIÓN (3)

COMO HACE UN PAR DE SEMANAS me puse a reorganizar las notas al pie de página de uno de mis manuscritos para convertirlas en un glosario, me dio por incluir una a propósito de que se mencionaba en el texto a la Pan Am. Y, de verdad, te prometo que solamente quería comprobar una fecha, pero me lié y terminé prácticamente estudiándome la historia de la aerolínea americana.

De periódicos viejos

De alguna manera llegué a esta noticia, publicada en el semanario Flight International del 26 de septiembre al 2 de octubre de 1990 (es decir, la semana previa a la Reunificación Alemana): se titula El Este es el Oeste ¿y el Oeste…? y trata sobre el impacto de la Reunificación sobre los aeropuertos y el sector de las aerolíneas. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, ninguna aerolínea alemana (la nacional de la RFA o Alemania Occidental era Lufthansa) tenía permitido volar desde o hasta Berlín: los vuelos domésticos de la RFA, es decir, entre el resto de Alemania Occidental y Berlín Oeste, eran cubiertos por la americana Pan Am (que quebró en 1991). El artículo habla un poco sobre esto pero, mayormente, sobre las consecuencias de la caída del Muro de Berlín en asuntos como el espacio aéreo, y sobre la capacidad real de los aeropuertos berlineses para acoger al gran número de pasajeros previsto a partir de los cambios que se avecinaban.

Continuar leyendo “Documentación extrema (10) | De periódicos viejos”

Documentación extrema (9) | De escuelas nómadas

Documentación extrema (9) | De escuelas nómadas

HACE YA MÁS DE UN AÑO que empecé a contarte con pelos y señales lo friki que soy a la hora de documentarme ¡y hoy vengo con la novena entrega de esta serie! Desde entonces he aprendido muchas cosas (prácticamente inútiles, la mayoría, como que no había lecheros en Berlín en 1961), ¡y espero que tú también hayas aprendido un poquito conmigo (aunque solo sea por quedar bien en el Trivial)!

Continuar leyendo “Documentación extrema (9) | De escuelas nómadas”

Por qué prefiero Pinterest a Evernote

Por qué prefiero Pinterest a Evernote

ANTES DE QUE TE lleves las manos a la cabeza y empieces a lanzarme tomates y artículos varios defendiendo las ventajas de Evernote con respecto a cualquier otro invento anterior de la historia de la humanidad, tengo que decirte que he hecho mis deberes y he leído sobre ello (y, lo que es más importante, lo he probado). También querría añadir que por supuesto todo esto que voy a decir aquí está basado en mi experiencia y en la adaptabilidad de cada aplicación a mis necesidades personales como escritora.

Para ponerte en contexto, resulta que yo soy una friki de la documentación. Pero una friki de verdad, porque si ya con doce años (para mi primera patata) me preocupaban cosas como que los menús de los restaurantes a los que iban mis personajes tuvieran platos que existieran de verdad, mi nivel de locura con esto ha crecido con los años y ahora no soy capaz de escribir dos páginas sin pararme a buscar datos o fotos o si había lecheros en Berlín en 1961. Y la cosa es que hoy en día la mayor parte de la documentación se hace por internet (aunque también hay que recurrir a fuentes más tradicionales), y al final el resultado de todo esto es que necesitas un modo eficiente de organizar toda esa información.

Continuar leyendo “Por qué prefiero Pinterest a Evernote”

Documentación extrema (8) | De trapecistas de circo

Documentación extrema (8) | De trapecistas de circo

HACÍA ALGÚN TIEMPO QUE NO ME ponía a documentarme en serio (aunque por mis tableros de Pinterest pueda parecer otra cosa) ¡y lo echaba de menos! Pero resulta que he dejado aparcadas por un tiempo las novelas históricas y me he metido en un proyecto muy diferente: reescribir (o más bien hacer un remake) de una antigua novela mía que nunca pude quitarme del todo de la cabeza. La historia y los personajes siguen esperando que les haga justicia, así que he hecho un refrito de todo lo que me gustaba y he tirado a la basura todo lo demás: el punto de partida es el mismo pero la historia me está llevando a un nuevo final, mucho más planificado y coherente. ¿Y eso qué significa? Pues que gran parte de la labor de documentación ya la tenía hecha de cuando escribí la primera versión de esta novela.

Aunque, claramente, como soy una friki de la documentación, todavía hay mil cosas que tengo que ponerme a buscar y a investigar: una de las razones por las que me he propuesto reescribir este proyecto es porque la ambientación no terminaba de de ser del todo verosímil: los personajes hablaban como suspendidos en un limbo todo el rato e interactuaban poquísimo con su entorno (que, por si no lo has adivinado todavía, es un circo, así que fíjate qué oportunidad tan desaprovechada).

De modo que, esta vez, me he planteado tomarme las cosas con mucha calma y, para asegurarme de que todos los detalles están justo donde quiero que estén (porque obviamente quiero que esta versión sea la definitiva y que las correcciones que tenga que hacer cuando termine no sean demasiado profundas), voy a empezar por el principio. Por eso, de momento se acabaron las entradas de documentación extrema sobre Berlín y la Guerra Fría (espero poder contarte pronto también cómo va avanzando ese otro proyecto) y me voy a centrar más en cosas relacionadas con circos.

Continuar leyendo “Documentación extrema (8) | De trapecistas de circo”

Documentación extrema (7) | De tropas de frontera

Esa nube tiene forma de oveja

UNA COSA QUE NUNCA ME HE PREOCUPADO por entender del todo son los rangos dentro de un ejército. Es decir, sé que un general se supone que es más que un soldado raso, pero poco más. De hecho, me gustaría saber cómo funciona todo eso de las charreteras y las insignias y los ascensos (y ya puestos, estaría genial saber de armas y estilos de lucha y, sobre todo, de maniobras y formaciones de ataque y defensa. Pero el ajedrez y el risk se me dan fatal, así que me conformo con leer los artículos de Ana Katzen sobre peleas y en dejar lagunas importantes en lo que escribo).

Pero, bueno, como soy una friki de la documentación y en mi novela ambientada en la Guerra Fría resulta que aparecen unos cuantos soldados me he animado a investigar sobre ello para no meter la pata en cuestiones del ejército.

Continuar leyendo “Documentación extrema (7) | De tropas de frontera”

Documentación extrema (6) | De estaciones fantasma

Esa nube tiene forma de oveja

COMO SOY UNA TARDONA, sigo corrigiendo mi novela ambientada en el Berlín de la Guerra Fría. No es la primera vez que vengo a contarte lo friki de la documentación que soy, y probablemente no será tampoco la última. Además, tengo que confesarte que después de varios meses sigo corrigiendo por el primer capítulo (de seis). La cosa es que estoy haciendo varios tipos de corrección simultáneamente y que la que todavía sigue en el capítulo uno es la que llevo más atrasada (y la más complicada): es esa en la que tengo que ponerme a buscar detalles de documentación que no me había parado a investigar en su momento porque preferí seguir escribiendo… precisamente porque son cosas difíciles de encontrar, bien porque son muy específicas o bien porque abarcan temas muy amplios con muchas facetas. El otro día, por ejemplo, me tocó trabajar en una escena en la que un personaje hace un viaje en tren.

Para ponerte en situación, resulta que este personaje tiene que llegar de un punto A situado en Berlín-Este a un punto B situado en Berlín-Oeste. Los dos puntos están bastante alejados el uno del otro y la mejor manera de llegar es en tren. Además, mi personaje está perdidísimo porque no ha estado nunca en Berlín Oeste y en el año 61 no había ni Google Maps ni la app de Deutsche Bahn (que te aconsejo que te descargues si vas de viaje a Alemania porque te va a facilitar mucho la vida).

Continuar leyendo “Documentación extrema (6) | De estaciones fantasma”

Documentación extrema (5) | De sesión continua

Documentación extrema (5) | De sesión continua

EN REALIDAD, la entrada de Documentación extrema de esta semana no es demasiado extrema. De hecho, es más bien flojilla, aunque eso no la hace menos divertida e instructiva. Pero no ha comportado búsquedas farragosísimas en webs actualizadas por última vez en 2006 escritas en un nivel de alemán muy superior al que yo tengo, así que puede decirse que se trata de documentación light.

Y, sin embargo, no he podido resistirme a escribir esta entrada, porque ya te hablé de cómo documentarte leyendo novelas y hoy quiero dar un pasito más. Sí: lo has adivinado. Voy a hablar de películas.

Continuar leyendo “Documentación extrema (5) | De sesión continua”

Documentación extrema (4) | De estómagos vacíos

Documentación extrema 4

NO, ESTO NO ES UNA ENTRADA de los Postres Literarios. Se le parece un poco, pero siento desilusionarte: no habrá más recetas hasta el mes que viene. A cambio (y aunque sé que no se le puede comparar) lo que te traigo hoy es una de mis reflexiones/apuntes relacionados con la documentación que estoy llevando a cabo para la novela que he terminado de escribir hace poco y que estoy corrigiendo (sí, esa que no paro de nombrar y que está ambientada en la Guerra Fría).

Resulta que toda la historia transcurre en Alemania (cuando no se llamaba simplemente Alemania, se entiende) y que mis personajes hablan alemán (aunque hay un par de ellos que lo hacen en DGS, pero eso es otro tema); como solución a un problema que se me planteaba a la hora de meter de vez en cuando algunas palabras en alemán en medio del texto en español (porque no tenía muy claro cómo explicar el significado de esas palabras sin romper el ritmo de la narración, o si no sería mejor buscarles un equivalente en castellano aunque no fuera del todo exacto), he optado por incluir notas al pie cada vez que aparece una palabra extranjera, con la consiguiente explicación (es una solución que sigue sin convencerme del todo, porque al fin y al cabo sí que corta el ritmo de lectura… si se te ocurre una alternativa, ¡no dudes en dejarme un comentario!). Ya, ya sé que la foto de arriba es de panes y que se supone que he venido a hablar de comida: es que, revisando unas cosas y otras, me he dado cuenta de que, si agrupo las 73 notas al pie que he incluido en el primer borrador de la novela por categorías, la más amplia es la de la comida. De hecho, como enredar en Excel es mucho más divertido que estudiar, he hecho este gráfico tan mono para que veas que a veces me da por escribir insultos en alemán (puedes ampliar haciendo click en la imagen):

Continuar leyendo “Documentación extrema (4) | De estómagos vacíos”