Un año de autoras: Marta Huelves

Un año de autoras

ESTE ES EL AÑO de leer más novelas históricas escritas por mujeres y, como parte de la iniciativa Un año de autoras, cada mes invito a una escritora diferente a doblar un par de páginas conmigo: este mes de mayo le corresponde a Marta Huelves, autora de El talismán albanés (B de Books, 2017).

Un año de autoras

La iniciativa

Por si acabas de descubrir mi blog, antes de pasar a la entrevista quiero contarte un poquito en qué consiste esta iniciativa tan bonita que se llama #UnAñoDeAutoras. Se trata de un proyecto impulsado por María del Mar González Gómez, del blog Escribir Ciencia Ficción), cuyo objetivo, en sus propias palabras, es «difundir, visibilizar y dar a conocer a escritoras de todos los géneros, fundamentalmente de habla hispana, a través de blogueras de nicho». Cada vez hay más gente que ha querido formar parte de este proyecto, lo cual solamente implica que más autoras están ganando visibilidad.

Y, por supuesto, para mí está suponiendo una oportunidad inmejorable para leer y entrevistar a un montón de escritoras de novela histórica: a algunas las conocía desde hacía tiempo, a otras las seguía en redes ¡pero a algunas las he descubierto a través de la iniciativa! Y también el poder leer tantas entrevistas a tantas autoras diferentes en el resto de blogs participantes me está ayudando a perfilar algunas de mis lecturas futuras.

Así que, si escribes novela histórica y quieres venirte a doblar un par de esquinas conmigo, ¡mándame un correo!

La autora de mayo: Marta Huelves

Un año de autoras: Marta Huelves – Esquinas Dobladas

Esta es Marta Huelves:

Marta Huelves Molina (Madrid, España, 1969). Me gradué en Geografía e Historia por la UNED, en la especialidad en Prehistoria e Historia Antigua. Actualmente reparto el tiempo como revisora y redactora en la revista digital Khronos Historia y mi pasión por la escritura. He publicado algunos relatos en antología con Hislibris, con Ediciones Evohé y he sido finalista en varios concursos literarios a nivel nacional. En 2013 obtuve el Premio II Certamen literario de Cartas de Amor Huétor Vega por La lucidez del último instante.  Y en 2017 publiqué mi primera novela, El talismán albanés, con B de Books.

Un año de autoras: Marta Huelves – Esquinas Dobladas

No conocía a Marta Huelves hasta que Sandra Parente, también escritora de novela histórica y la autora a la que entrevisté el pasado febrero, me la recomendó: ¡y ha sido todo un descubrimiento! La primera novela publicada de Marta está ambientada en una época y un lugar que me eran completamente desconocidos: la Albania del siglo XV. Muchas veces pecamos de etnocentrismo y lo cierto es que ni me había planteado qué tal le iba al resto del mundo por estos años, ni cómo era la vida en un país del que sé tan poco como lo es Albania. Por eso me ha sorprendido muy gratamente el relato de Marta Huelves, que de la mano de su protagonista Kimete nos describe, en el marco de unos paisajes muy bucólicos, un cúmulo de desgracias e intrigas que me atrapó desde el primer momento. Además de que me ha servido para conocer a Skanderbeg, aunque sea de refilón, que me ha parecido un personaje interesantísimo y del que quiero leer más en un futuro.

Además, como ya hicimos el mes pasado con Victoria Álvarez y sus churma ladoo, también en mayo el postre literario de María Vogel estará sacado de este libro.

¡Y aquí te dejo con la entrevista!


La primera pregunta es, creo, la más difícil: ¿Por qué empezaste a escribir?¿Qué te hizo decidirte para dar el paso hacia la publicación?

Rosa Montero dice: «Uno escribe siempre contra la muerte». Quizá suene un poco fuerte, pero si lo piensas, la finalidad última de escribir es un deseo, consciente o no, de que perdure lo que hemos escrito. No conozco a nadie que escriba para sí mismo (o miente o no es un escritor). Siempre escribimos para que nos lean y yo no soy una excepción. Escribo desde niña, cuentos, frases sueltas, relatos pequeños, deseos, recuerdos y ¡cómo no!, una decena de diarios. Creo que la necesidad de escribir llegó a través de la lectura. Leer es mi gran pasión. Aunque no siempre ha sido así, el nacimiento de mis dos hijas y los horarios infames en el trabajo me restaban el tiempo necesario para dedicar a la escritura, como a muchas escritoras que conozco. Lo curioso de mi caso sucedió en el año 2010. Los astros se confabularon en mi favor, hubo un punto de inflexión en mi vida, una especie de «segunda oportunidad». Un momento crítico, dejé el trabajo, y me empeñé en hacer realidad un sueño: estudiar una carrera. Recuperé la creatividad y las ganas de contar historias. Escribir pasó a ser una necesidad, una forma de terapia y a la vez de aprendizaje. Porque, no nos engañemos, a escribir se aprende. Con esfuerzo, tesón y muchas ganas surgieron los relatos y después mi primera novela. De ahí que buscar un canal para mostrar mi trabajo ha sido una evolución natural. Publicar es la única manera de mostrarte a los demás.

¿Podrías decirme qué es, para ti, lo mejor de ser escritora? ¿Y lo peor?

Lo mejor sin duda es la sensación de libertad. Nadie dirige tus deseos o tus pensamientos. La imaginación se desata con tal fuerza que la mayoría de las veces me cuesta trabajo contenerla. Puedes saber cómo empieza y acaba tu historia, incluso quienes son los personajes y a cuál de ellos vas a dar mayor protagonismo, pero nunca los controlas del todo. Una vez finalizado lo que has escrito, ya sea un relato, un poema o una carta, me gusta recordar la idea inicial, que casi nunca coincide plenamente con el resultado; como si hubiera otro yo dentro de mí.

Y lo peor es el vértigo posterior. Cuando ofreces tu trabajo a las consideraciones de ese lector cero, que pese a ser amigo o profesional no se va a morder la lengua al valorar tu trabajo. O cuando, una vez publicada, sabes que alguien está leyendo tu novela, solo deseas que le guste.

Tu primera novela publicada, El talismán albanés (B de Books, 2017) es una novela histórica con tintes de romántica y hasta algunas pinceladas de fantasía. ¿Por qué este género y no otro? ¿Es tu favorito también como lectora?

La gente invisible o los ignorados por la Historia son mi debilidad. La novela histórica es uno de mis géneros favoritos como lectora. Me interesan además los relatos de corte fantástico, incluso la novela negra. Sé que es algo arriesgado mezclar géneros, muchos autores apuestan por ello con resultados muy interesantes. Siento, además, fascinación por la Historia de Grecia y en particular por la de Esparta, la mitología y las leyendas se incluyen de manera natural en lo que escribo. La oportunidad de publicar con uno de los grandes sellos de romántica, me hizo plantearme esta posibilidad. Ahora bien, no ha resultado fácil para mí aunar los dos géneros; la novela romántica y la histórica. Desarrollar una trama en la que el amor es el motor principal y enmarcarlo en un determinado momento de la Historia supone un gran reto. Mi objetivo principal era conseguir que la novela resultara atractiva tanto a los lectores de novela histórica, con un buen contexto y unas descripciones adecuadas al momento en que desarrollan los hechos, y a los de romántica, con una historia de amor digna de ser contada. No sé si lo habré conseguido, habrá que preguntar a mis lectores.

El talismán albanés es una novela ambientada en la Albania del siglo XV. ¿Por qué esta época y no otra? ¿Cuál fue la semilla de la novela?

La época en la que se enmarca el Talismán albanés, la Albania del s. XV, surgió de la búsqueda de ideas para un relato histórico titulado Granos de pimienta, para el que me documenté muy a fondo. Lo que en principio iba a ser una investigación un tanto aleatoria, se convirtió en un proyecto mucho mayor. Descubrí un país desconocido que durante las Cruzadas sufrió la invasión otomana. Albania quedó así dividida, el sur ocupado por el ejército otomano, musulmán, y la resistencia cristiana organizada en el norte; una región montañosa y aislada en medio de una guerra de religión. Los clanes del norte, representados en la figura del príncipe Kastrioti, todo un héroe nacional para los albaneses, me inspiró el encuadre de la novela. A medida que profundizaba en la historia de Albania, los personajes cobraban vida en mi imaginación. Descubrí una mitología y una cultura popular de gran riqueza, un «código de silencio», similar a la Ley del Talión, un choque de culturas motivado por el fanatismo religioso que está muy presente en la novela. Del relato antes mencionado surgió el personaje de Kimete que se convirtió en la protagonista.

Como escritora también de histórica y, como me gusta definirme, friki de la documentación, tengo que preguntar: ¿cuál es el proceso que seguiste para caracterizar esa época?

El proceso de documentación es una labor de fondo. No hay que conformarse con la primera información que se obtiene. Nada de Wikipedia u otras páginas de  internet. Hay que ir a las fuentes, al origen. Yo empiezo por buscar a los entendidos,  profesores, investigadores y expertos en ese periodo histórico y luego a patear bibliotecas, consultar dudas y leer unos cuántos montones de artículos. A veces el tema es tan desconocido, ya me ha pasado varias veces, que tienes que invertir mucho tiempo hasta localizar la información. Y todo esto mientras en tu cabeza surgen como por encantamiento un montón de personajes y de aventuras. Además hay que añadir, una vez que ya dominas el periodo histórico, el contexto geográfico, los paisajes, las costumbres, la gastronomía o la forma de vestir. Creo que el género histórico supone un esfuerzo extra para los autores. Hay que ser muy riguroso para convencer de la veracidad de la historia que planteas y al mismo tiempo meter al lector en una trama que lo atrape. Solo así podrá trasladarse hasta el lugar en el que tú quieres que sueñe.

Para aquellos que todavía no conocen El talismán albanés, ¿por qué recomendarías su lectura?

Igual que he dicho que escribimos para que nos lean, añado un segundo objetivo: proporcionar un rato de evasión. Sería feliz si cualquiera de los que leen mis trabajos consiguiera, acaso por un instante, olvidarse de lo que le rodea y sumergirse en la novela. En El Talismán albanés se mezclan las circunstancias de la protagonista con las leyendas albanesas, tan interesantes como desconocidas. Zanas y hadas de los bosques, junto con el poder de una magia ancestral que profesa el culto a la Naturaleza. Pese a que la novela está condicionada por un enfrentamiento entre religiones, esto es al menos lo que nos dicen las fuentes históricas, siempre he creído que entre la gente corriente, protagonistas o no, existió la necesidad de convivir. En El Talismán albanés encontraran una historia de amor, celos y magia que narra el despertar a un mundo desconocido de la protagonista.

Ahora, ya como lectora, ¿qué otra novela histórica nos recomiendas? ¿Alguna autora que pudiera formar parte también de esta iniciativa?

Entre mis autores favoritos de novela histórica se encuentran Valerio Máximo Manfredi, Lindsey Davis, Paulina Gedge, Mary Renault, Mika Waltari…son tantos. En un lugar destacado No digas que fue un sueño o Venus Bonaparte de Terenci Moix. Nombraría muchos más y seguro que alguno me dejo en el tintero.

Como esta iniciativa me parece una idea formidable para visibilizarnos, me gustaría recomendaros a una escritora por la que siento admiración: Violeta Otin. Domina muy bien las descripciones y crea un inmejorable ambiente en sus novelas. Las tramas te enganchan desde la primera página, te trasporta sin darte cuenta a la época en que se desarrollan los hechos. El lejano oriente con Hierro y seda, 2016,  o entre los britanos en Amar a la Bestia, 2017, ambas publicadas con Escarlata Ediciones.

¿Crees que existe en la novela histórica una tendencia a invisibilizar aquello escrito por mujeres frente a las historias creadas por hombres?

Sin duda. Lo he visto muchas veces. En los dos últimos años publico en Khronos.es, una revista de Historia empeñada entre otras cosas en visibilizar a las mujeres. En este mundo de internet y de redes sociales todavía hay quien se asombra de que fuera una mujer, Mary Shelley, quien escribió Frankestein. Las novelas épicas de grandes batallas de griegos y romanos las firman hombres. A estas alturas las editoriales son reticentes a incorporar un relato épico escrito por la mano de una mujer. Los tópicos de los héroes perfectos, guapos, listos y valientes me aburren. Sobre todo en la medida de que los escenarios que nos plantean son irreales. El campo de batalla huele a sudor, a sangre y a excremento de caballo, queda poco sitio para lucir torsos dorados al sol.

¿Tienes algún otro proyecto literario en mente para el futuro? ¿Quizás una continuación de El talismán albanés?

Entiendo que el final abierto (no voy a hacer spoiler) permite la posibilidad de una segunda parte. La verdad es que pensé escribirla en su momento, pero la vida o el Destino me plantearon otros proyectos. Voy a publicar dos nuevos relatos históricos incluidos en una antología con la editorial Evohé. En estos momentos estoy en fase de corrección de una nueva novela. No desvelaré el título, aunque puedo adelantar que está ambientada en los últimos años de esplendor de la Antigua Esparta, justo antes de caer en manos de Roma. Otra vez con una mujer como protagonista, una espía romana que debe investigar la muerte del hijo de un cónsul, y que me encantaría ver algún día publicada.

Y la pregunta obligada: cuando lees, ¿doblas las esquinas o utilizas marcapáginas?

Si alguna vez, que alguna habrá habido, he doblado una esquinita de un libro ha sido sin duda por causa de fuerza mayor porque me chiflan los marcapáginas. Los tengo de todas formas y algunos personalizados. Me gusta pensar que un marcapáginas es como un «hasta luego», un deseo de volver a la lectura que implica de alguna forma el compromiso de retomarla.


(Me quedo con las ganas de leer esa nonata continuación de El talismán albanés, aunque esa nueva historia ambientada en Roma tiene una pinta maravillosa).

Muchísimas gracias, Marta, por haber accedido a participar en la iniciativa y por responder tan amablemente mis preguntas. Te deseo mucha suerte con todos tus proyectos para el futuro, y que también para ti este 2018 sea #UnAñoDeAutoras.

Si quieres conocer mejor a Marta Huelves, puedes encontrarla en Khronos.es (además, he creado un subtablero de Pinterest dedicado a cada una de las autoras  a las que entrevisto). Y como te digo siempre, si te ha gustado, comparte la entrada y ayúdame a que más gente conozca a estas escritoras de novela histórica tan maravillosas. O también puedes pasarte por mi Instagram para ver algunas fotos de las que les he sacado a El talismán albanés (y a muchos otros libros) ¡y te recuerdo que puedes suscribirte a mi lista de correo ¡para no perderte el postre que vendrá en un par de semanas!

 

Responsable: Elena Álvarez Rodríguez. Finalidad: envío de actualizaciones y newsletter. Legitimación: consentimiento expreso del usuario. Destinatarios: Mailchimp, como proveedor de servicios de listas de correo de esquinasdobladas.com. Derechos: el usuario tiene en todo momento derecho a solicitar el acceso a los datos personales, solicitar su rectificación o supresión, solicitar la limitación de su tratamiento, oponerse al tratamiento y a la portabilidad de los datos.

(Ya puedes leer la entrevista a Violeta Otín, publicada en julio)

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Elena Álvarez Rodríguez
  • Finalidad: ayudar a la detección de spam.
  • Legitimación: consentimiento expreso del usuario.
  • Destinatarios: Jetpack y Gravatar, como proveedores de servicios de comentarios de esquinasdobladas.com.
  • Derechos: el usuario tiene en todo momento derecho a solicitar el acceso a los datos personales, solicitar su rectificación o supresión, solicitar la limitación de su tratamiento, oponerse al tratamiento y a la portabilidad de los datos.