Qué es una novela histórica

Qué es una novela histórica – Esquinas Dobladas

ESTE LUNES, Fran Zabaleta publicaba esta recopilación de cinco blogs de escritores de novela histórica, que te aconsejaría que consultaras porque merece la pena echarles un vistazo a los autores mencionados, incluso aunque no saliera yo (¡gracias por la mención, Fran!), y por supuesto nada más leerlo me puse a curiosear. Ni que decir tiene que entre eso y responder a cuatro correos y otras mil cosas que de repente me parecían urgentísimas (pista: no lo eran) la mañana del lunes no llegué a mis mil palabras diarias, pero echémosle la culpa a Fran y dejemos que el diablo de la procrastinación nos engulla (si es que está claro que tengo que volverme a la playa, que esto de la vuelta al cole es malísimo para la salud y, sobre todo, para la productividad).

Pero en fin, que yo hoy venía a hablar de la definición de novela histórica, que es algo que llevaba un tiempo planteándome y que me ha recordado este artículo del escritor José Guadalajara (uno de los recomendados en el post de Fran).

¿Qué es una novela histórica?

Esto, la verdad, es un tema que no me había planteado hasta que me dijeron abiertamente que mi novela ambientada en la Guerra Fría no se consideraba histórica. Pero, por supuesto, no soy la única que ha tratado el tema:

Hace poco me dijeron que si mi novela estaba ambientada en la #guerrafría ya no puede considerarse histórica, porque los…

Publicado por Esquinas Dobladas en viernes, 16 de junio de 2017

De hecho, es más común de lo que parece a simple vista cerrar  la puerta de las novelas históricas con una fecha: es lo que ocurre por ejemplo en las bases del Premio Edhasa de Narrativas Históricas (por cierto, la convocatoria sigue abierta, por si alguno se anima), donde solo pueden participar novelas ambientadas hasta la Segunda Guerra Mundial.

Por eso hice la siguiente encuesta en twitter, para saber qué opinan al respecto mis seguidores:

Y lo cierto es que estoy de acuerdo con el resultado: en mi opinión, depende mucho de la novela. Además de que está muy bien poner etiquetas y definir, pero hay auténticas joyas que son mezclas entre géneros (y verdaderamente originales) y, en mi opinión, no dejan de ser novelas históricas.

¿Dónde se acaba la novela histórica?

Quizás deberíamos preguntar: ¿cuándo se acaba la novela histórica?

Aquí hay casi una opinión por lector. Hay quienes dicen que no es novela histórica si queda alguien vivo que estuvo allí. Hay quienes (muchos), como en el concurso de antes, ponen como fecha tope la Segunda Guerra Mundial. Yo, personalmente, creo que todo eso es querer ponerle vallas al campo y que mi novela ambientada en la Guerra Fría (que llega hasta la caída del Muro de Berlín y un poquito más allá) es histórica.

Pero esto, claro, es mi opinión. Quizás porque yo todavía no había nacido el 9 de noviembre del 89, o porque hoy en día Alemania es un país totalmente diferente al que era entonces.

No creo que se le pueda poner una fecha límite a la novela histórica. Dependerá de cada caso y de los hechos que queramos contar y, sobre todo, de la forma en la que los contemos.

Porque no es lo mismo ambientar una novela en los años 70 porque nos conviene por razones de trama que no haya móviles o porque queremos transmitir un mensaje al contar cómo era la vida entonces.

¿Dónde empieza la novela histórica?

Quizás soy demasiado laxa en este sentido: apenas le pongo límites al género.

Vuelvo al artículo que mencioné al principio, el de José Guadalajara: él deja fuera del género el ensayo histórico y la historia novelada (con esto estoy más o menos de acuerdo) y divide la novela histórica en: novelización (hechos y personajes reales), de ficción (argumento ficticio, personajes reales), de recreación (argumento y personajes ficticios), de investigación (desde el presente se busca el pasado: lo que podríamos llamar el modelo Kate Morton) y ucronías (historia alternativa).

En realidad, para mí son tan históricas tanto unas como otras (a excepción de las ucronías, que yo no incluiría en esta categoría). Lo cierto es que no necesito que me justifique la etiqueta de histórica la aparición de tal o cual rey o príncipe que existiera de verdad, porque creo firmemente que la Historia, aunque escrita y controlada por las personas de poder (de los bandos vencedores, nada más y nada menos), pertenece a las personas que la vivieron. Y quizás sea una manía mía más que otra cosa, pero prefiero leer mil veces una novela en la que personas de a pie me cuentan cómo se hacían los botones en el siglo XVIII (de hecho, la primera novela histórica que escribí, que iba sobre aviones y los hermanos Wright, estuvo bastante influenciada por El maestro de la inocencia, de Tracy Chevalier), que una novela en la que los únicos personajes son nobles y las únicas tramas son políticas. No sé a ti, pero me parece mucho más interesante explorar cómo esas decisiones políticas afectan a la población (y estamos hablando del pasado, con lo cual los que tomaban esas decisiones solían estar muy alejados de la situación real de la gente).

Por eso, cuando escribo sobre guerras lo hago desde el punto de vista de los soldados. Hay gente que cuando visita una muralla piensa en lo bien que servían para defender la plaza o en los sitios que sufrió; yo (anécdota real) me pongo a pensar en los pobres soldados que se pasaban los días haciendo guardia bajo el sol y la lluvia (y sin aire acondicionado, se entiende). ¿Es menos histórica una novela porque el rey tal solo se menciona de pasada y en vez de analizar, por ejemplo, las Cruzadas desde el sillón del Papa lo hace desde el punto de vista de la población?

¿Qué crees tú? ¿Qué es para ti una novela histórica? ¿Crees que hay que ponerle límites al género? ¿Crees que solamente son novelas históricas las de romanos?

(Como te digo siempre, si te ha gustado, ¡comparte la entrada! También puedes seguirme en redes sociales y suscribirte para que te lleguen directamente al correo las actualizaciones del blog, además de una newsletter mensual:)



Y, por supuesto, para llevarte una idea más clara de lo que es para mí una novela histórica, puedes echarle un vistazo a mi novela de vikingos, Cuando la luna brille. 😉

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *