Un año de autoras: Sandra Parente

Un año de autoras

¡POR FIN TENEMOS AQUÍ la entrevista correspondiente a mi autora de febrero! Este mes he podido leer y entrevistar a una escritora de novela histórica que ha publicado su primera novela con Ediciones Evohé: Sandra Parente.

Un año de autoras

La iniciativa

Pero antes de pasar a la entrevista, te recuerdo muy brevemente qué es esto de #UnAñoDeAutoras: se trata de un proyecto impulsado por María del Mar González Gómez, del blog Escribir Ciencia Ficción), cuyo objetivo, en sus propias palabras, es «difundir, visibilizar y dar a conocer a escritoras de todos los géneros, fundamentalmente de habla hispana, a través de blogueras de nicho». Cada vez hay más gente participando en este proyecto (puedes consultar la lista completa por aquí), lo cual es fantástico porque significa que más y más autoras van a beneficiarse de este empujoncito de visibilidad.

Por mi parte, me está sirviendo para conocer a un montón de escritoras de novela histórica de las que no había oído hablar: ¡y para leer sus maravillosas novelas! Si tú también quieres descubrir a nuevas escritoras, échale un vistazo a las entrevistas que llevo ya publicadas. Aún no tengo todo el año planificado, así que si escribes novela histórica y quieres venirte a doblar esquinas conmigo, ¡no dudes en mandarme un correo!

La autora de febrero: Sandra Parente

Había oído hablar de la novela de Sandra, El rey de Nemi, pero no había tenido oportunidad de leerla: nada más publicar la entrevista de enero empecé a barajar las posibilidades que tenía para este mes y decidí que, ya que había empezado con los griegos de Isabel Martín y La curandera de Atenas, qué mejor manera que continuar con unos cuantos romanos.

Así que me compré esta original interpretación de la vida de Calígula y empecé a devorarla enseguida. ¿Puedes creerte que, antes de haberla terminado (tenía pensado mandarle un correo a Sandra en cuanto acabase), la propia autora contactó conmigo para ofrecerse voluntaria a ser entrevistada? Por supuesto, no podía dejar pasar la oportunidad.

Así que aquí la tenemos: mi entrevista a Sandra Parente, autora de El rey de Nemi: El juicio de Calígula.

Un año de autoras: Sandra Parente – Esquinas Dobladas

 

¿Todavía no conoces a Sandra  Parente?

Sandra Parente (Toulouse, Francia, 1980), tras licenciarse en Historia por la Universidad de Santiago de Compostela, con los itinerarios de Arqueología e historia antigua y finalizar los cursos de doctorado, obtiene un Diploma de Estudios Avanzados en Historia Antigua. Desde el año 2003 ha desarrollado su carrera profesional como arqueóloga, dirigiendo y colaborando en numerosas intervenciones. Ha escrito varios artículos relacionados con la historia antigua y la arqueología en revistas universitarias, publicado diversos poemas y mircorrelatos, y participado en varias antologías de relatos. En el año 2013, ganó el V concurso de relatos históricos de Hislibris, con el relato El monje y la pulga, publicado en la antología del mismo nombre (Ediciones Evohé, 2013). En 2017, publica su primer libro, una novela histórica ambientada en la Roma antigua: El rey de Nemi. El juicio de Calígula (Evohé).

El rey de Nemi. El juicio de Calígula | Un año de autoras: Sandra Parente | Esquinas Dobladas

Precisamente la he conocido a través de esta novela que, con un giro fantástico y que bebe directamente de la mitología romana (el juicio post-mortem del emperador Cayo Julio César Augusto Germánico, conocido como Calígula), aprovecha para relatar la vida de este personaje tan denostado por la historia, en un intento por devolverle la humanidad que la tradición literaria y las películas de Hollywood se han encargado de eliminar.

He de confesar que, antes de empezar a leer, Calígula me sonaba a ese señor que había nombrado cónsul a su caballo (que es lo que inevitablemente nos recuerda mi padre cada vez que en Semana Santa echan una peli de romanos por la tele). Y la novela de Sandra me ha servido para poner en su lugar a todos los mitos, como ese, que rodean a esta figura tan polémica.

Así pues, ha sido un gustazo poder entrevistar a la autora de esta novela.


La primera pregunta es, creo, la más difícil: ¿Por qué empezaste a escribir?¿Qué te hizo decidirte para dar el paso hacia la publicación?

Siempre me gustó escribir, desde que era niña. Aún recuerdo cuando con siete años, me sentaba a escribir historias de mitología en la vieja máquina de escribir de mi madre. No sabría decirte el por qué, supongo que era una forma de encauzar la imaginación. Con la adolescencia vinieron tiempos más afines a la poesía y con la universidad simplemente lo dejé. Pasados unos años, retomé la afición. Primero volví a escribir relatos. Luego di el paso al concurso de relatos históricos de Hislibris ya que al ser licenciada en Historia aunaba dos facetas que me gustaban. Tuve la suerte de ganarlo y el premio, entre otras cosas, consistía en la publicación de una obra. Era una idea que siempre había tenido la de escribir una novela, así que sabiendo que tendría una editorial, me animé.

¿Podrías decirme qué es, para ti, lo mejor de ser escritora? ¿Y Lo peor?

¿Lo mejor? El momento en el que te olvidas de todo, en el que teniendo las tramas y personajes ya estructurado, la historia empieza a fluir bajo las teclas. Estás solo tú con tu ordenador y el tiempo pasa sin que te des cuenta mientras la historia que tenías perfilada va cobrando vida bajo tus dedos.

En cuanto a lo peor, probablemente sea intentar compaginarlo todo. Mi vida familiar, mi vida profesional (no vivo de la escritura), las redes sociales que son tan importantes para tener un mínimo de visibilidad, la preparación de otra novela con sus muchas lecturas. Siempre tienes que tratar de buscar un hueco.

Tu única novela publicada (hasta el momento), El rey de Nemi: El juicio de Calígula, Es una novela histórica ambientada en la Roma Imperial, centrada sobre todo en la figura de Calígula. ¿Qué te hizo escoger esta época y no otra? ¿Cuál fue la semilla de la novela?

En cuanto a la época es simplemente la que más me gusta, en la que me acabé especializando en la universidad y en la que, por lo tanto, más cómoda me siento para escribir una novela histórica. Con respecto a Calígula, me parecía un personaje muy maltratado por la novela histórica. Su figura ha sido revisada desde hace un tiempo por el mundo académico pero casi no había propuestas en ese sentido o simplemente, de existir, me parece que acababan cayendo en el extremo opuesto. El personaje de Calígula ofrece muchos matices. Las fuentes antiguas nos dieron un retrato caricaturesco de él y carga una de las leyendas negras más importantes de la historia. Los escritos romanos, nuestras fuentes, fueron redactadas con una finalidad y perspectiva marcada. Casi siempre fueron escritas por miembros del orden senatorial y por lo tanto, favorables a esta institución. Así que, curiosamente, la aplastante mayoría de los emperadores que fueron poco favorables al Senado eran despojados de todas las virtudes mientras los emperadores que sí eran propicios al Senado resultaban poseerlas en ocasiones de forma casi tan exagerada como sus opuestos malvados y depravados. Poniendo un ejemplo extremado ¿Qué pasaría si dentro de dos mil años, sólo se encontraran textos sobre Hitler escritos por personas afines al tercer Reich? ¿Cuál sería nuestra visión sobre los aliados? ¿No estaría distorsionada nuestra visión de la Historia? Sobre Calígula desde el mundo académico se ha hecho ese trabajo de crítica de fuentes pero casi nunca se ha volcado esta visión al ámbito de la novela.

Siendo novela histórica, El rey de Nemi tiene elementos propios de la fantasía y hasta de la novela de terror, además de una estructura muy poco común en el género histórico (a mí, personalmente, me ha encantado). ¿Por qué algo tan alejado de las convenciones del género para tu primera novela?

¿Y por qué no? Creo que es una forma de enriquecer la historia, de hacerla llegar de forma más amena al lector. Yo leo histórica pero también muchos otros géneros. Ante todo estamos hablando de una novela sin importar la etiqueta. La novela histórica, pienso, también debería poder desarrollarse más a menudo siguiendo cauces diferentes sin que llame la atención. Hay obras, incluso grandes best sellers, de otros géneros como la novela negra con estructuras mucho más complejas que la de El rey de Nemi, con saltos entre el pasado y el presente narrativo, incluso con más líneas cronológicas. ¿Por qué ceñirse a una estructura exclusivamente cronológica y lineal en histórica? No creo que el lector de novela histórica no pueda seguir el mismo recorrido en su lectura que uno de otros géneros.

El formato del juicio postmortem, a pesar de introducir un elemento fantástico, me permitía ocultar el andamiaje que rodea la construcción de mi novela. Podía introducir diferentes matices entorno a la figura de Calígula sin que resultara forzado. Sin embargo, dentro del carácter fantástico de algunos elementos intenté, por ejemplo, crear un infierno romano basándome en buena medida en las fuentes clásicas e introduciendo ideas y mentalidades propias de Roma para no perder verosimilitud histórica. A raíz de esta idea o de alguna cuestión que deja caer Suetonio sobre Calígula en su vida de los doce césares (tampoco quiero destripar algunos pasajes de la novela), introduzco también a un filósofo estoico que aunque resulta ser un personaje ficticio está en verdad inspirado en el personaje histórico que planteo en la novela como su maestro, Atenodoro de Tarso. Ese hombre además de haber sido el pedagogo del mismísimo Augusto resulta, según nos relata Plinio, ser el autor del primer exorcismo narrado por las fuentes clásicas a un supuesto fantasma en una casa de Atenas. Tal como comentaba anteriormente, aunque la novela cuenta con algunos elementos fantásticos traté de que fueran lo más verosímiles posible históricamente.

Como escritora también de histórica y, como me gusta definirme, Friki de la documentación, ¿cuál es el proceso que seguiste para caracterizar la época de tu novela?

En cuanto a documentación, la labor se centró sobre todo en la vida de los protagonistas. Sobre la época, mentalidades o costumbres, llevo años, desde la universidad, leyendo libros sobre estos temas, así que no he tenido que documentarme de forma específica sobre estas cuestiones para la novela, por suerte, eran conocimientos adquiridos. Fue necesario ajustar algunos detalles como un mosaico, pintura, ropa, muebles, localización, el desarrollo de algún acto en particular o incluso tipos de árboles autóctonos de la zona. Al final, para mí, una época se acaba reflejando en cada detalle de la novela. Desde la forma de pensar de los personajes al decorado. Desde el tipo de vaso cerámico que se lleva a la boca, su forma de ver, por ejemplo, a los esclavos, la comida que le gusta o los olores que le rodean. No necesitas lanzarte en grandes peroratas sobre la historia de un objeto para mostrar esa época, ni siquiera tienes que entrar en una descripción exhaustiva de cada una de sus aristas que podrían sacar al lector de la trama, simplemente, para mí, hay que aunar todos esos detalles para conseguir ser verosímil.

Para  aquellos que todavía no conocen El rey de Nemi: El juicio de Calígula, ¿por qué recomendarías su lectura?

Tal como comentaba, es una forma diferente de enfocar a Calígula. Con esta novela, no pretendo tampoco enseñar una figura idealizada, sino una figura humana, creíble y realista. Algunos lectores se han sorprendido al leer la novela porque se esperaban que de alguna forma, intentara justificar a Calígula en todos sus actos. Simplemente pretendo humanizar al personaje con todo lo bueno y lo malo de lo que es capaz nuestra especie para tratar de otorgarle una coherencia que nos niegan los relatos convencionales. La perspectiva además, con esa estructura que tú misma calificas como original o el juicio desde los infiernos es diferente a la habitual sin perder, creo, verosimilitud histórica.

Ahora, ya como lectora, ¿qué otra novela histórica nos recomiendas? ¿Alguna autora que pudiera formar parte también de esta iniciativa?

Centrándome en las de romanos me quedaría con Robert Graves y su Yo Claudio, Marguerite Yourcenar y sus Memorias de Adriano o Gore Vidal y su Juliano el apóstata. También podría destacar a Steven Saylor con Roma (en menor medida Imperio aunque me gustaría leer una continuación). Son todas estas novelas en las que existe un desarrollo muy interesante de los personajes o que, de algún modo, se salen de algunos moldes. 

En cuanto a autoras que podrían formar parte de esta iniciativa, te hablaré de Marta Huelves que publicó hace poco El Talismán albanés (B DE BOOKS, 2017), una novela con un escenario diferente (la Albania medieval), una trama entretenida y personajes bien dibujados.

¿Crees que existe en la novela histórica (y más concretamente en las novelas de romanos) una tendencia a invisibilizar aquello escrito por mujeres frente a las historias creadas por hombres?

En verdad creo que algunos de los autores más famosos de novelas de romanos son mujeres. Desde Lindsey Davis, pasando por Colleen McCullough o Marguerite Yourcenar. En absoluto creo que se haya invisibilizado a las mujeres en este aspecto aunque sí creo que en cuanto a temas bélicos, sigue habiendo muchos más hombres que mujeres, no sabría explicarte el por qué.

¿Tienes algún otro proyecto literario en mente para el futuro?

Lo curioso es que mi idea varió mucho desde el momento en que me hicieron esta misma pregunta en la presentación de El Rey de Nemi, en mayo pasado. Tanto los personajes como trama de fondo, incluso el momento dentro de la historia de Roma. Estos cambios me han llevado a dar ciertos tumbos en cuanto a documentación, pero ahora por fin la mecha de la lucerna se ha prendido y tengo una idea definida de la dirección de mi próxima novela.

Y la pregunta obligada: cuando lees, ¿doblas las esquinas o utilizas marcapáginas?

Algunas personas me considerarán un ser desalmado con los libros. Doblo las esquinas para marcar la página en la que dejé un libro pero también cuando algo me gusta. Me gusta doblar las esquinas.


(Eres de mi club).

¡Y hasta aquí la entrevista con Sandra Parente! Muchísimas gracias por responder con tanta atención a mis preguntas ¡y por la disposición y las ganas de formar parte de #UnAñoDeAutoras! Puedes encontrar a Sandra en su web, en Facebook, Twitter e Instagram.

Y como te digo siempre, si te ha gustado te animo a compartir (o a dejar un comentario), y te recuerdo que puedes suscribirte a mi lista de correo para no perderte nada de lo que viene próximamente doblando esquinas por aquí (por ejemplo, el postre literario de la semana que viene o la autora que vendrá en marzo).

 

Responsable: Elena Álvarez Rodríguez. Finalidad: envío de actualizaciones y newsletter. Legitimación: consentimiento expreso del usuario. Destinatarios: Mailchimp, como proveedor de servicios de listas de correo de esquinasdobladas.com. Derechos: el usuario tiene en todo momento derecho a solicitar el acceso a los datos personales, solicitar su rectificación o supresión, solicitar la limitación de su tratamiento, oponerse al tratamiento y a la portabilidad de los datos.

Photo by Phil Goodwin on Unsplash


(Ya puedes leer también la entrevista a Marta Huelves, mi autora de mayo).

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Elena Álvarez Rodríguez
  • Finalidad: ayudar a la detección de spam.
  • Legitimación: consentimiento expreso del usuario.
  • Destinatarios: Jetpack y Gravatar, como proveedores de servicios de comentarios de esquinasdobladas.com.
  • Derechos: el usuario tiene en todo momento derecho a solicitar el acceso a los datos personales, solicitar su rectificación o supresión, solicitar la limitación de su tratamiento, oponerse al tratamiento y a la portabilidad de los datos.