Los comentarios en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (7)

Los comentarios en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (7) – Esquinas Dobladas

EN LA ENTRADA DE la semana pasada ya te conté que este verano, con esto de las vacaciones y gracias a una escasez de acceso a internet, he tenido que reaprender a escribir sin documentarme. O, lo que es lo mismo, he hecho un esfuerzo por seguir escribiendo: nada de pararme a completar detalles y, por supuesto, nada de pasar tres horas de reloj mirando a la pantalla porque hay una palabra que no me viene a la mente. Al fin y al cabo, ya habrá tiempo de volver a todo eso  cuando comience a corregir la novela.

No quiero ponerme pesada repitiendo lo mucho que ha aumentado mi productividad desde que he decidido regresar a mis orígenes y escribo sin distracciones, pero es que es así. Una media de 1000 palabras al día, un grandísimo empujón a la novela y, sobre todo, la sensación de que estoy avanzando; de que por fin esto toma forma, que es algo que, sinceramente, con este proyecto no me pasaba desde que comencé a planificar su estructura hace cosa de un año (además, tuve un bache allá por la mitad, que por suerte pude superar). ¿Y cuál ha sido la clave? Puede parecer simple, pero ponerme a escribir.

Continuar leyendo “Los comentarios en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (7)”

Cómo las vacaciones me han ayudado a dejar de procrastinar

Cómo las vacaciones me han ayudado a dejar de procrastinar

HASTA NO HACE MUCHO TIEMPO, yo escribía siempre a mano. De verdad: novelones enteros de miles y miles de palabras a boli sobre papel cuadriculado; montones de patatas que nunca verán la luz y que recibían la primera corrección cuando me dedicaba con muchos sudores a pasarlas a ordenador. Abandoné este sistema cuando vivía en Alemania y empecé a escribir mi novela sobre la Guerra Fría, no porque decidiera modernizarme de repente, sino porque no me llevé libretas en blanco cuando me mudé y no quería comprarme muchos cacharros que luego tuviera que traer de vuelta a España.

Me ha hecho falta irme de vacaciones a un sitio donde mi acceso a internet era bastante limitado para recuperar un método de escritura que me había funcionado siempre muy bien y que tenía abandonado: no, no he vuelto a escribir a mano. Alguna hoja suelta, alguna escena clave y mil esquemas, sí, pero el grueso del borrador está directamente en Word. Lo que he vuelto a hacer es escribir sin documentarme.

Continuar leyendo “Cómo las vacaciones me han ayudado a dejar de procrastinar”

Por qué Instagram se ha convertido en mi red social favorita

 Por qué Instagram se ha convertido en mi red social favorita

HACE MENOS DE UN MES que me abrí una cuenta en Instagram. Bueno, en realidad esto es mentira: ya tenía otra cuenta personal desde hace años, sin apenas actividad y medio abandonada. Y, en realidad, llevaba tiempo dándole vueltas a dejar que Esquinas Dobladas también entrara en Instagram, porque es una red muy visual (y que, junto con Pinterest, de la que ya te hablé por aquí, es mi favorita), pero no terminaba de animarme. Entre otras razones, porque apenas subo fotos a mi cuenta personal y me daba un poco de miedo crearme una cuenta nueva, empezar con mucho fuelle y dejarla también de lado al cabo de dos o tres semanas.

Así que, ¿por qué me he hecho una cuenta? Pues fue casi de casualidad. En cuestión de pocos días leí dos artículos sobre los usos de Instagram para escritores: este, de María José Moreno en su blog, simplementemj; y este otro, de Jaume Vicent (que seguro que te suena de Excentrya) en el blog de MOLPE (recomendadísimos todos, por cierto). ¡Y me entró el gusanillo! Así que, después de una conversación en la que le mencioné de pasada a María Vogel (mi queridísima repostera literaria) que estaba planteándome hacerme Instagram, me puse a enredar una tarde y me creé la cuenta. Y no pensaba utilizarla realmente, al menos de momento, pero hay una opción que no desactivé que empezó a notificar a mis seguidores (los de mi cuenta personal) que había abierto una nueva… y lo tomé como una señal.

Continuar leyendo “Por qué Instagram se ha convertido en mi red social favorita”

La ironía dramática o cómo manipular al lector

La ironía dramática o cómo manipular al lector

EL OTRO DÍA estaba leyendo sobre (¡sorpresa!) técnicas de escritura y análisis literarios y me encontré con este término: ironía dramática. Y como me pareció que sonaba bien (prueba a decirlo: ironía dramática), me puse a buscar de qué iba el asunto y descubrí un par de cosas muy interesantes.

Para empezar, que todos los resultados de Google sobre ironía dramática van sobre obras de teatro escritas hace varios siglos (hola, Shakespeare) o milenios, incluso (véase Edipo Rey). Y esto me ha sorprendido bastante, porque desde que sé cómo se llama se ha convertido en mi nuevo recurso literario favorito.

Continuar leyendo “La ironía dramática o cómo manipular al lector”

Un glosario en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (6)

Las herramientas del (1)

¡HOLA! Hacía mucho tiempo que no enredaba con el Word (tampoco me había hecho falta), pero hace unos días me puse a preparar mi novela sobre la Guerra Fría para dejarla presentable y poder mandarla a algún sitio… ¡y resulta que me hacía falta un glosario!

Allá por mayo del año pasado te hablé ya de la ingente cantidad de notas al pie de página que tenía en mi manuscrito (que, por supuesto, ha crecido desde entonces). De hecho, tenía dos categorías de notas: las que eran simplemente la traducción de términos extranjeros, principalmente, del alemán (notas al pie), y las que eran anotaciones culturales o históricas, sobre personajes que existieron realmente o cosas por el estilo (notas al final del documento), como esta de la foto sobre el  Mischkaffee:

Continuar leyendo “Un glosario en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (6)”

Cómo aprendí a escribir niños

Cómo aprendí a escribir niños

NUNCA HE ESCRITO para niños y, de hecho, me parece una de las cosas más difíciles que puede intentar un escritor: creo que me volvería loca intentando adaptar la trama, el vocabulario y, en realidad, toda la historia para un público al que, desgraciadamente, no termino de comprender. El tipo de historias que me gusta leer y escribir no son precisamente infantiles (qué le vamos a hacer, me encantan los dramas y las tragedias y los argumentos complicados y tristes), así que de momento no es algo que me vea intentando. Eso sí, admiro profundamente a los escritores de libros infantiles. Muy, muy profundamente.

Pero lo que sí que he hecho (o más bien me he forzado a hacer) ha sido escribir (crear) personajes que son niños. Es algo que estuve evitando durante mucho tiempo: ya en mi primera patata (esa que escribí con doce años y que por alguna razón sigo mencionando de vez en cuando) me dije que no me interesaba escribir sobre personajes de mi edad y planté a mi protagonista en la universidad (y en Nueva York), sin tener obviamente ni idea ni de cómo manejar  ni una cosa ni la otra. Un consejo bastante extendido en el mundo de la escritura es que escribas sobre lo que sabes, pero a mí me parecía más seguro meterme en camisas de once varas que escribir sobre niños. Y, desde entonces, esa aparente fobia que tengo se ha ido incrementando.

Continuar leyendo “Cómo aprendí a escribir niños”

Por qué prefiero Pinterest a Evernote

Por qué prefiero Pinterest a Evernote

ANTES DE QUE TE lleves las manos a la cabeza y empieces a lanzarme tomates y artículos varios defendiendo las ventajas de Evernote con respecto a cualquier otro invento anterior de la historia de la humanidad, tengo que decirte que he hecho mis deberes y he leído sobre ello (y, lo que es más importante, lo he probado). También querría añadir que por supuesto todo esto que voy a decir aquí está basado en mi experiencia y en la adaptabilidad de cada aplicación a mis necesidades personales como escritora.

Para ponerte en contexto, resulta que yo soy una friki de la documentación. Pero una friki de verdad, porque si ya con doce años (para mi primera patata) me preocupaban cosas como que los menús de los restaurantes a los que iban mis personajes tuvieran platos que existieran de verdad, mi nivel de locura con esto ha crecido con los años y ahora no soy capaz de escribir dos páginas sin pararme a buscar datos o fotos o si había lecheros en Berlín en 1961. Y la cosa es que hoy en día la mayor parte de la documentación se hace por internet (aunque también hay que recurrir a fuentes más tradicionales), y al final el resultado de todo esto es que necesitas un modo eficiente de organizar toda esa información.

Continuar leyendo “Por qué prefiero Pinterest a Evernote”

Tres formas creativas de desatascar tu novela

3 formas creativas de desatascar tu novela

LOS PROFES DE INGLÉS (entre los que a veces se me olvida incluirme) tienen una expresión para definir ese estadio del aprendizaje en el que te encuentras cuando sabes lo suficiente de un tema (ya sea de inglés o de cualquier otro idioma o habilidad) como para ser consciente de que lo mucho que te queda por aprender y en el que parece que te atascas: llega un punto en el que tienes un conocimiento medio y te cuesta mucho más avanzar que al principio y empiezas a buscar causas y culpables y puede que termines tirando la toalla. Es lo que suele conocerse como intermediate plateau, y está íntimamente relacionado con el famoso Síndrome del Impostor del que nos habla Isaac Belmar en este artículo y que también menciona Gabriella Campbell en este otro.

Puede que no estés demasiado interesado en sacarte un B2 en inglés, pero el intermediate plateau es algo que también afecta a tu vida como escritor, sobre todo cuando te embarcas en un proyecto ambicioso: ¿no te ha pasado nunca que, después de llevar meses trabajando en la misma novela, pese a escribir una cantidad decente de palabras al día, te parece que te has atascado a la mitad del segundo acto y que nunca va a llegar ese momento climático que fue la única razón por la que empezaste a escribir tal tocho? ¿No te ha dejado el NaNo un mal sabor de boca porque, pese a haber completado el reto de las 50k palabras (por cierto, si lo has hecho ¡enhorabuena! Yo me conformo con haber superado las 20k), no estás ni siquiera cerca de terminar esa novela que llevas años planeando y que parece que nunca acabarás?

Continuar leyendo “Tres formas creativas de desatascar tu novela”

Cómo sobrevivir al NaNoWriMo sin perder la cordura

Cómo sobrevivir al NaNoWriMo sin perder la cordura

LA ENTRADA DE ESTA SEMANA va a ser muy cortita por dos razones: la primera es que se suponía que hoy tocaba Postre Literario, pero por una serie de problemas técnicos no vamos a tener postre en noviembre (véase esto:)

La segunda razón es que este mes está siendo un poco caótico porque (cómo no) tengo mil cosas entre manos y una de ellas es el NaNoWriMo. Bueno, no del todo: ni siquiera estoy haciendo el NaNo de verdad. Me he medio marcado el objetivo que me ha dado la gana y si me sigues en twitter ya debes saber (porque soy una pesada) que lo estoy cumpliendo (más o menos).

El caso es que hace dieciséis días empecé a escribir una nueva novela, que de nueva tiene más bien poco, porque como ya te he contado en alguna ocasión es un remake de una patata anterior, de esas que al releerlas hacen que me den ganas de ir a esconderme con las pelusas de debajo de la cama. Como soy bastante consciente de que no voy a conseguir escribir 50.000 palabras en un mes, he vuelto a marcarme el objetivo de 700 palabras diarias pero, sobre todo, quiero escribir todos los días de noviembre. ¡Y de momento lo estoy consiguiendo! No voy a descubrirte las Américas con esto, pero he aquí mi secreto:

Continuar leyendo “Cómo sobrevivir al NaNoWriMo sin perder la cordura”

La escaleta en yWriter5 | Las herramientas del escritor (5)

Las herramientas del escritor 5 | La escaleta en yWriter5

¡NOVIEMBRE YA ESTÁ AQUÍ! ¿Y eso qué significa? Que por fin se acabó Halloween y que pronto cantar villancicos dejará de estar mal visto. ¡Y que el NaNoWriMo está aquí! Tengo que confesarte que yo nunca he participado: la verdad es que escribir 50.000 palabras en un mes me parece una burrada. Soy más partidaria de fijarme un objetivo diario que sí que pueda cumplir, aunque voy a hacer un pseudo-nano y ayer día 1 empecé a escribir mi nueva novela: ¡sí, esa a la que le faltaba un conflicto!

En la entrada de la semana pasada te hablaba de cómo había llegado de la idea a la escaleta: esta semana voy más allá y te voy a contar cómo puedes utilizar un software estupendo (¡y gratuito!) para definir aún más cada escena de tu novela antes de empezar a escribir: esto te ayudará muchísimo, sobre todo si te has apuntado al NaNo y tienes que escribir mucho en muy poco tiempo, tenerlo todo planificado de antemano hará que tus sesiones de escritura sean mucho más productivas.

Continuar leyendo “La escaleta en yWriter5 | Las herramientas del escritor (5)”