¿Qué ocurrió en Salem?

HACE MUCHOS, MUCHOS AÑOS (inicio de cuento, porque puedo) hice de lectora cero para una novela corta que había escrito un amigo sobre Salem y sus brujas. Fue hace tanto tiempo que de aquella primera lectura solo recuerdo un par de detalles que incluyen los comentarios de fangirleo puro que colé entre las opiniones un poco más técnicas.

Pues resulta que, mucho tiempo y varias correcciones después, ese amigo, que se llama Alberto Ferrera, acaba de publicar esa misma novela, Ocurrió en Salem, con la Editorial Tandaia (que te recuerdo que es la misma en la que también está publicada mi novela de vikingos, Cuando la luna brille). No podía dejar pasar la oportunidad de pedirle a Alberto que se pasara por el blog para contarme un poquito más sobre las brujas de Salem (ya sabes, mi curiosidad histórica insaciable), ¡y ha escrito este pedazo de artículo!

¿Qué ocurrió en Salem? – Alberto Ferrera en Esquinas Dobladas

¿Qué ocurrió en Salem?

La relación entre el ser humano y la posibilidad de que exista un mundo invisible, lleno de magia y criaturas fantásticas, presenta una intensidad que ha variado a lo largo del tiempo. Hoy, en nuestro sistema de vida occidental, apenas hay cabida para la creencia en brujas y hechizos susurrados en la sombra. Sin embargo, en otras culturas y otros momentos de la historia, la magia formaba parte natural del conjunto de creencias. No es de extrañar, por tanto, que en la Edad Media el imaginario popular estuviera plagado de referencias a brujas, maldiciones y demonios. Si estas historias se hubieran mantenido en la mitología, sólo habrían servido para asustar a los niños antes de irse a dormir. Sin embargo, en ocasiones la creencia en estos elementos fantásticos era tan férrea, que llevó a la persecución y condena de personas sospechosas de practicar la brujería (con frecuencia, mujeres solteras que vivían en los bosques). El principal ejemplo de hasta qué punto se realizó esta práctica es la publicación en 1486 de Malleus maleficarum (“El martillo de las brujas”, en latín), el mayor compendio de técnicas para descubrir, perseguir y ejecutar a las brujas. Fue la base de la caza de brujas que tuvo lugar en Europa durante la primera parte de la Edad Moderna.

Pero de todas las persecuciones y juicios llevados a cabo contra los practicantes de la magia, los más famosos fueron los juicios que tuvieron lugar en Salem en 1692. En este pequeño pueblo de Massachusetts, cuando EE.UU todavía formaba parte del Imperio británico, se produjo una creciente oleada de acusaciones entre los propios vecinos. Esta histeria colectiva durante meses llevó a la acusación de cientos de personas y a la condena a muerte de más de veinte.

¿Cómo se han explicado los historiadores este fenómeno? ¿Cómo es posible que, a punto de comenzar el siglo XVIII, el llamado “Siglo de las luces”, caracterizado por la idolatría a la razón, surgiera esta creencia exacerbada hacia la brujería? No existe todavía una explicación racional a todo lo que ocurrió.

Según cuentan los libros de historia, Abigail Williams y Elizabeth Parris, dos niñas de Salem, empezaron a sufrir convulsiones, vómitos y delirios. Nadie se explicaba qué les ocurría, hasta que las niñas afirmaron que habían sido maldecidas por brujas. Acusaron a Tituba, una esclava caribeña que trabajaba en casa de Parris. Quizás todo se hubiera quedado en un juego de niños si Tituba, al ser interrogada, no hubiera confesado que existía una comunidad de brujos en Salem. Tras esta declaración, el miedo se extendió por el pueblo, y comenzaron las acusaciones infundadas entre los vecinos. La histeria llegó a tal punto que desde la ciudad cercana de Boston se envió un tribunal de jueces encargado de llevar a cabo los juicios de brujería y condenar a los encontrados culpables, siendo Bridget Bishop la primera condenada a morir en la horca. El tribunal se mantuvo activo durante seis meses (desde mayo a octubre de 1692), hasta que fue disuelto por el gobernador Williams Phips, motivado por los sermones que el Reverendo Increase Mather daba en las iglesias de Boston para concienciar a la gente de la vorágine de histeria en la que se habían introducido.

Entre las muchas explicaciones que se han dado a este suceso, una de las más exitosas parece ser la teoría de que las primeras niñas, Abigail Williams y Elizabeth Parris, sufrieron una intoxicación por el cornezuelo del centeno, un hongo que crece en los cereales en entornos húmedos y cuya ingestión produce como síntomas alucinaciones, vómitos y convulsiones, síntomas que mostraban las dos pequeñas que comenzaron las acusaciones. Sin embargo, el porqué la población de Salem les creyó y se dejó llevar por el miedo para acusar a sus propios vecinos sigue sin ser explicado. Algunos autores afirman que el responsable fue el ambiente opresor y puritano que se vivía en las colonias de Nueva Inglaterra en aquella época, influenciado por las supersticiones propias de aquellos bosques.

¿Qué ocurrió en Salem? – Alberto Ferrera en Esquinas Dobladas

Sea como fuese, sigue siendo un misterio hoy en día. Fue justo este enigma el que me hizo escribir la novela Ocurrió en Salem. Quería contar esta historia de una forma cercana, jugando con las posibles explicaciones a lo que sucedió en Salem. Al realizar la investigación histórica, me percaté de que las generaciones jóvenes no saben mucho de los juicios de Salem. Consideré introducir el elemento mágico, que pudiera llamar su atención más que el propio género histórico. Decidí entonces versionar la historia, de forma que hubiera brujos y brujas reales en Salem, alejándome así de la versión oficial. Para ello, busqué los nombres de las personas que vivieron este suceso y qué había escrito sobre ellos para convertirlos en los personajes de la novela. Una parte de lo que les sucedió lo he mantenido en la historia, pero existe un gran porcentaje de ficción: muchas relaciones entre ellos están alteradas, las edades están cambiadas… todo para lograr una mayor coherencia en la novela y hacer una lectura más amena. Además, toda la historia está envuelta en el halo del misterio de la brujería. ¿Hubo brujos en Salem? Si te apasionan los hechizos, las novelas de intriga y quieres saber un poco más acerca de la caza de brujas, Ocurrió en Salem es tu novela.

Y para todos aquellos que seáis de Olivenza, el viernes 22 de diciembre a las 19:30 haré la presentación del libro en el Museo Etnográfico González Santana en esta localidad. Si te has quedado con ganas de saber qué ocurrió en Salem, o si te apetece hablar de literatura y brujería, ¡no dudes y ven! Te espero allí.


Así que, ya sabes, si estás por la zona ¡corre a la presentación (que, además, cuenta con la colaboración de Librería Las Lilas)! Yo, por mi parte, acabo de terminar de releer la novela y no puedo esperar a avasallar a Alberto para que me la firme. ¡Gracias por aceptar mi invitación y espero que volvamos a doblar esquinas juntos muy pronto!

Si te ha gustado el artículo, ¡no te olvides de compartirlo! Puedes encontrar a Alberto en twitter y facebook y suscribirte también al blog para no perderte nada de nada. ¡Hasta el próximo miércoles!

Photo by freestocks.org on Unsplash

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Elena Álvarez Rodríguez
  • Finalidad: ayudar a la detección de spam.
  • Legitimación: consentimiento expreso del usuario.
  • Destinatarios: Jetpack y Gravatar, como proveedores de servicios de comentarios de esquinasdobladas.com.
  • Derechos: el usuario tiene en todo momento derecho a solicitar el acceso a los datos personales, solicitar su rectificación o supresión, solicitar la limitación de su tratamiento, oponerse al tratamiento y a la portabilidad de los datos.