¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor?

HACE UN PAR DE SEMANAS me di un paseo por el blog del también escritor de novela histórica Alejandro Fernández Monte, La taberna de Brottor (te animo encarecidamente a pasarte por allí y pedirte algo para tomar, sobre todo si te interesan la historia, los libros y, sobre todo, ¡los juegos de rol!).

Lo cierto es que yo fui hasta La taberna para tomarme algo también, pero Álex terminó liándome y me puse a hablar de vikingos… Así que hoy he invitado al administrador de La taberna (y autor de la novela Rebelión en el norte) para que me devuelva la visita y se quede a doblar un par de esquinas conmigo: y ya que está, lo he convencido para que nos hable de un tema que le apasiona y del que sabe un rato: los juegos de rol y cómo pueden ayudarte a mejorar tu escritura.

Así pues, te dejo con Alejandro Fernández Monte:


¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor? – Esquinas Dobladas

Hola, Elena, muchas gracias por invitarme a tu casa en internet para contar qué pueden aportar los juegos de rol a los escritores.

¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor?

Para empezar, por si hay alguien que no sepa de qué va esto, la primera pregunta es obligada…

¿Qué es un juego de rol?

Esto es algo que se comenta muchísimo, puedes encontrar cientos de artículos en las que se explica con mayor o menor detalle, como por ejemplo éste de mi propia web, o este vídeo; aunque probablemente la mejor idea que te puedes hacer es esta escena de la serie Big Bang Theory en el que los protagonistas están echando una partida de rol. El tema da para muchísimo, pero a modo de resumen, espero que te valga con la siguiente definición.

Un juego de rol no es más que un juego en el que los jugadores adoptan un papel (un rol) interpretando a un personaje concreto dentro de una historia. Por ejemplo, los jugadores pueden ser piratas en el Caribe del siglo XVII, aventureros en un mundo de fantasía como pueda ser la Tierra Media de Tolkien, rebeldes (o imperiales) en el universo de Star Wars, magos en una versión fantástica de la Edad Media, cow-boys en el lejano oeste… hay tantas posibilidades como historias se nos puedan ocurrir.

¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor? – Esquinas Dobladas
Típicos dados para jugar al rol

Por regla general, una sesión está guiada por la figura de un jugador que hace el papel de director de juego, también conocido en la jerga del mundillo como máster. Un máster va a llevar el guión principal de la historia, guiando al resto de jugadores por el argumento y arbitrando, según las reglas del juego, las distintas situaciones argumentales que ocurran.

Estas reglas suelen ser estar basadas en estadísticas que definen las distintas habilidades y características de cada personaje, como la fuerza física, la inteligencia, la diplomacia, los conocimientos en determinadas materias, o sus habilidades atléticas. La mayoría de los juegos utilizan una tirada de dados que se complementará con estas características para determinar el éxito o el fracaso de determinada acción.

Por ejemplo, si el grupo de jugadores pretende colarse en un castillo por la noche utilizando unas cuerdas para trepar por la muralla, el máster les pedirá que realicen las tiradas de habilidad correspondientes para ver si lo consiguen, si hacen ruido, si fallan y se caen…

No quiero aburrirte con los detalles, pero lo más importante es que te quedes con lo que he dicho al principio; que en los juegos de rol priman dos cosas: la historia que se está contando entre todos y la interpretación de los personajes.

Algunos ejemplos de juegos de rol de temática vikinga

Ya que estamos en este blog, me parece obligado dedicar un pequeño apartado a los juegos de rol con temática vikinga. Muy brevemente, me gustaría señalar los siguientes:

  • Walhalla: un juego de rol de creación nacional, con una¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor? – Esquinas Dobladas cuidada ambientación y que se caracteriza por huir de los tópicos, aportando realismo al entorno. Ha sido ganador de varios premios o menciones, lo que da buena muestra de su calidad. Me atrevería a decir que es una buena referencia para los amantes de la cultura vikinga, incluso sin ser jugadores de rol.
  • Yggdrasill: un juego francés que en España distribuye Holocubierta. Al contrario que en el anterior, en este juego prima la fantasía, donde la rica mitología vikinga cobra vida a través de sus reglas.
  • Suplementos: prácticamente cualquier juego de rol con ambientación histórica medieval o fantástica medieval tiene un suplemento dedicado a los vikingos. Por señalar algunos de los más representativos, me quedo con dos: Última Thule, para el juego de rol Ars Magica, y Los vikingos, para el juego de rol Rune Quest; ambos juegos son de los más clásicos y conocidos, y estos suplementos están a la altura.

Y aunque no sea un juego de rol, sino de tablero, no quiero dejar de mencionar el Blood Rage, un juego de mesa de miniaturas en el que cada jugador llevará a una tribu vikinga que lucha por obtener la mayor fama posible mientras se desata el Ragnarok. Puedes leer esta reseña de mi blog o, mejor aún, ver este vídeo del genial Chema Pamundi.

¿Por qué los juegos de rol pueden ayudar a un escritor?

Hace un rato te decía que la esencia de cualquier juego de rol son la historia y la interpretación de los personajes. Con eso creo que te lo digo todo.

En primer lugar, los juegos de rol ejercitan de una forma bestial tanto la imaginación como la agilidad mental a la hora de buscar soluciones para determinadas escenas. Es muy frecuente que el director de juego se vea en la tesitura de tener que improvisar una salida argumental cuando los jugadores se salen del guión. Y por lo mismo, los jugadores no sólo tienen que visualizar la escena, sino también adaptarse a ella y actuar en consecuencia.

Este ejercicio es fantástico, sus efectos se notan con el paso del tiempo. Cualquier jugador de rol suele tener la mente abierta y una creatividad muy desarrollada.

Otra ventaja: cuando se desarrollan los personajes de un libro es habitual cumplimentar unas fichas en las que el escritor anota las características principales del mismo: ¿qué le gusta? ¿Qué edad tiene? ¿Cuáles son sus motivaciones, debilidades y fortalezas? Cuanto mejor esté desarrollado más completo será y más sencillo le resultará al escritor plasmarlo luego en su historia.

¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor? – Esquinas Dobladas
Típica hoja de personaje de juego de rol. Crédito de la foto: http://roldelos90.blogspot.com.es/

Pues bien, el proceso de creación de personajes en los juegos de rol es prácticamente lo mismo, sólo que se llega a un detalle mucho mayor, haciéndolo con estadísticas y unas reglas más o menos complejas.

Y no sólo la creación del personaje, sino también la evolución. Pues a lo largo de una campaña de rol el personaje va avanzando: aprendiendo cosas nuevas, sufriendo diversas pérdidas y ganando recompensas. Esta evolución es vital a la hora de contar historias. Por lo mismo, en un libro los personajes nunca deberían ser planos, sino que deben evolucionar al tiempo que avanza la historia.

Una tercera ventaja va ligada a la construcción de mundos. Todo juego de rol que se precie tiene un rico y detallado universo en el que jugar las historias. Esto se nota especialmente en los juegos con temática fantástica. Para que el jugador se vea transportado a estos mundos es necesario describir poderes mágicos, artefactos imposibles, criaturas mitológicas, edificios extraños, vestimenta, armas, comida… elementos todos ellos que sirven para ambientar la partida. El escritor puede extraer muchas ideas de esta ambientación, pues tendrá que hacer exactamente lo mismo al contar su novela.

También en los juegos más realistas se pueden obtener buenas referencias en lo que se refiere a la construcción de mundos. Cuando juegas al rol te das cuenta de la importancia de determinados objetos, de muchos detalles del entorno que son imprescindibles para que la historia sea coherente.

Por último, me gustaría señalar la interacción con otras personas. El mundo del escritor suele ser solitario: cuando lees y cuando escribes no necesitas a nadie alrededor (de hecho, por lo general, si estás a solas tanto mejor). Sin embargo los juegos de rol tienen un componente intrínseco social muy fuerte. Y esto es fundamental.

Porque sirve para conocer los puntos de vista de otras personas ante una misma escena, para ver la reacción de la gente (con frecuencia muy sorprendente), y en definitiva, para empatizar. Este contacto con otras personas, como ya he dicho por lo general imaginativas, enriquece al escritor en lo que se refiere a la psicología, las emociones, la interacción entre jugadores y entre grupos de jugadores.

El escritor puede así salir de su torre e interactuar con los demás. Y además, muy probablemente, pasar un buen rato jugando.

Pero basta de teoría. Y como muestra, un botón…

¿Qué he tomado de los juegos de rol para escribir mi libro?

Yo no he venido aquí a hablar de mi libro, pero ya que Elena me da permiso, lo hago. Soy el autor de La Rebelión del Norte, una novela histórica que toma como eje la vida de Don Pelayo, aunque el protagonista no es éste, sino su escudero Alverad. Y además, por si aún no estaba claro, soy jugador de rol.

¿Qué tiene que ver mi novela con los juegos de rol? Absolutamente nada. Pero mentiría si dijese que no me he visto influenciado por mi hobby al escribirla.¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor? – Esquinas Dobladas

Los «héroes» de mi novela son Alverad y sus amigos, un grupo de guerreros (incluyendo al propio Pelayo), cada uno con sus particulares características, su historia personal. Tienen orígenes distintos, formas de luchas distintas, características físicas y psicológicas distintas, incluso clases sociales diferentes, pero pelean juntos por un objetivo común.

Es lo más parecido a un grupo de personajes de cualquier partida de un juego de rol (un grupo de PJs, como se dice en el argot). No sólo no voy a negarlo, sino que admito que lo hice a propósito, consciente de lo bien que funciona en las partidas, esperando que funcionase bien también en mi libro… que lo haya conseguido o no, eso ya tendrá que juzgarlo el lector.

Hablaba antes de la construcción del mundo. Lógicamente en mi libro me he visto en la tesitura de tener que construir una Alta Edad Media de la que hay muy escasa documentación. ¿Cómo vivían? ¿Qué comían? ¿En qué pensaban? Es más, ¿en qué idioma hablaban? También en este sentido los juegos de rol me han servido como buena fuente de inspiración, pues en muchos casos he tomado elementos que he utilizado con frecuencia en mis partidas: descripción de armas y armaduras, de fortificaciones, tiempos de viaje entre ciudades, descripción de batallas…

Y por último, algunas de las escenas las he planteado del mismo modo en que plantearía algunas partidas a mis jugadores. ¿Cómo afrontarán los protagonistas este nuevo problema que se les presenta? ¿Qué obstáculos y sorpresas se encontrarán al hacerlo?

Incluyendo, por supuesto, al inevitable villano de la historia. El «camino del héroe» estaría incompleto sin una némesis a la altura. Como suele decirse, sólo ante la grandeza de nuestros enemigos podemos medir nuestros propios méritos. Así, del mismo modo en que diseño personajes para que cumplan este papel en las historias que cuento al jugar al rol, he hecho lo propio al escribir mi libro.

Pero ya estoy abusando de la hospitalidad de Elena, así que voy a ir despidiéndome.

Conclusión y despedida

Personalmente no me cabe duda de las bondades de los juegos de rol. No importa el género que escribas, siempre habrá un juego que se adapte a tus gustos y necesidades. Repito: jugar al rol es una forma de contar historias, así que como entrenamiento para el escritor siempre viene bien.

No son pocos los escritores que también son jugadores de rol (Ricard Ibáñez, Margaret Weis, Tracy Hickman, John M. Ford…) y esto no es por casualidad.

Espero haberte descubierto este maravilloso mundo lúdico, y una vez más, gracias a la anfitriona por cederme su espacio para hacerlo.


¡Y gracias a Alejandro Fernández Monte por este completísimo artículo! Espero que hayas aprendido tanto como yo sobre juegos de rol: si te ha gustado, no te olvides de dejar un comentario, compartirlo en tus redes y, sobre todo, recuerda que puedes comprar La rebelión del Norte por aquí y apoyar a Álex para que siga creando un contenido tan maravilloso. ¡Hasta la semana que viene!

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

5 opiniones en “¿Cómo pueden ayudarte los juegos de rol a escribir mejor?”

  1. ¡Muchísimas gracias por invitarme a doblar unas esquinas! ¡No sabes lo que has hecho! XD

    Ha sido un placer, espero haber podido aportar algo y que la gente le pierda el miedo a los juegos de rol.

    ¡Hasta la próxima!

  2. ¡Juegos de rol, sí!
    Yo vengo del mundo del rol, y suscribo una por una las ventajas del rol a la hora de estimular la imaginación, desarrollar tramas y personajes… En mi caso salté a la ciencia ficción, pero lo bueno de los juegos de rol es que tienes de todo a tu disposicion 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *