Documentación extrema (14) | De nombres vikingos

Documentación extrema (14) | De nombres vikingos – Esquinas Dobladas

ESTA SEMANA, EN REALIDAD, tocaba un Postre Literario (tercer miércoles de mes), pero he hecho un pequeño trato con María Vogel para traerte este pequeño artículo sobre nombres vikingos; no te preocupes, porque la semana que viene habrá receta sin falta.

Pero ¿por qué, de repente, nombres vikingos? Porque, bueno, resulta que he publicado una novela de vikingos. Maravillosa (¿qué otra cosa puedo decir, si la he escrito yo?), con una historia de amor por ahí entremetida y, por supuesto, ¡con un montón de nombres vikingos!

Lo cual, dirás, es normal. Claro, no iban a llamarse los protagonistas Pepe y Lola. No habría quedado bien. Pero el otro día me pasé por la Librería Las Lilas de Olivenza (que, por cierto, también hacen regalos personalizados) y me preguntaron por la pronunciación de los nombres.

(Bueno, también me sorprendieron de esta manera, que menos mal que me había peinado antes de salir de casa):

¿Qué nombres usaban los vikingos?

Estructura

Bueno, lo primero que hay que tener en cuenta es la estructura de la onomástica vikinga: los niños recibían un nombre propio y un apellido al nacer.

El nombre de pila era la parte más importante, y por lo general los padres lo escogían por su significado o les ponían a los bebés el nombre de algún familiar muerto recientemente, porque pensaban que de esta manera el espíritu del fallecido volvería a vivir en ese niño. Por supuesto, había nombres diferentes para niños y para niñas, y hoy en día conocemos algunos de ellos por las inscripciones rúnicas en las piedras funerarias.

El apellido se formaba con el nombre de pila del padre (parece que en algunos casos se escogía el de la madre) y un sufijo: -sson, para varones («hijo de»), y -dottir, para mujeres («hija de»). Hoy en día, todavía se sigue esta costumbre en Islandia.

En algunos casos, había personas que recibían un apodo, relativo a alguna característica personal o hazaña que hubieran realizado. Por ejemplo, hubo un señor llamado Erik Thorvaldsson (que, por cierto, descubrió y colonizó Groenlandia), fue apodado Raudi, el Rojo, porque era pelirrojo.

Significado

Antes de empezar a escribir la novela, recuerdo en que mis escaletas y resúmenes Ellisif se llamaba X y Grim se llamaba Y. Parte del proceso de documentación fue buscarles unos nombres apropiados, y como ya sabía cuál iba a ser su papel en la historia procuré que, aparte de tener una grafía que me gustara, los nombres tuvieran un significado apropiado para la personalidad de los personajes que los llevarían.

Así, esto es lo que encontramos al analizar los nombres de los protagonistas:

Ellisif Yngvardottir

Ellisif es una forma nórdica antigua del nombre Isabel (consagrada a Dios/a los dioses). Yngvardottir indica que el padre de Ellisif se llama Yngvar.

Grim Jarnskeggisson

Grim significa severo, cruel o (¡atención!) persona que lleva una máscara. Jarnskeggisson implica que el padre de Grim se llama Járnskeggi.

Pronunciación

Puede parecer complejo, pero en realidad tampoco es excesivamente importante pronunciar bien los nombres. De todas maneras, aquí tienes una pequeña ayudita:


¡Y hasta aquí la pequeña explicación sobre los nombres vikingos de Cuando la luna brille! Si te interesa saber un poquito más sobre vikingos, puedes leer este artículo sobre barcos y este sobre cascos ¡o puedes ver estos vídeos cortísimos para la versión resumida! También tengo por aquí más artículos de Documentación extrema (hay de todo, desde soldados a periódicos) ¡y te animo a suscribirte a mi lista de correo para no perderte ninguna entrada!

Además, aprovecho para decirte que este lunes José Zoilo Hernández, escritor de novela histórica y administrador del blog Letras con Historia, me invitó a participar en esta entrevista en la que hablo un poquito más de mí, como escritora y como lectora.

Y antes de irme, aparte de pedirte que si te ha gustado lo compartas (¡y también puedes comentar!) quería enseñarte de cerca la maravilla de taza que me hicieron en TuRegaloPersonalizado.com (sí, la del vídeo de antes): todavía no me he decidido a usarla como taza en sí o como lapicero, pero es que me parece tan bonita que no puedo dejar de mirarla 😉

Si tú también quieres una, puede encargarla por aquí. ¡Hasta el miércoles que viene!

Elena

Elena

Escritora de novela histórica, porque soy una friki de la documentación. Leo de todo, colecciono marcapáginas y postales y me encantan las tragedias bien gordas. En mis ratos libres aprendo alemán y veo vídeos de ballet. También toco el piano y hago experimentos culinarios que no siempre se pueden comer. ¡Y he publicado una novela sobre vikingos!
Elena

¡Compártelo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

2 opiniones en “Documentación extrema (14) | De nombres vikingos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *