Presentación de «Cuando la luna brille» en la Feria del Libro de Badajoz

Presentación de «Cuando la luna brille» en la Feria del Libro de Badajoz

¡BIENVENIDO AL NUEVO BLOG!  se ha mudado ¡y esta es la nueva casa! Está todo prácticamente listo (solo tengo que darle un par de retoques más), ¡pero es que no puedo esperar para contarte esto!

Mañana sábado 20 de mayo, a las 13:00h, en la Carpa de Conferencias de la Feria del Libro de Badajoz (en el Paseo de San Francisco), ¡voy a presentar mi novela Cuando la luna brille! Es mi primera vez en una feria del libro ¡y estoy muy emocionada! Será un evento cortito (como el libro), pero seguro que nos lo pasamos estupendamente (va a hacer un tiempo magnífico): como siempre, voy a enfocarlo de una manera lúdica y entretenida. Y, si te animas a pasarte, estaré encantada de conversar contigo sobre vikingos, libros o lo que te apetezca. Además, en el stand de la Librería Colón podrás comprar la novela ¡y llevártela firmada a casa!

Te dejo además por aquí el programa completo de la feria, por si te interesa echarle un vistazo a las demás presentaciones y firmas programadas.

Continuar leyendo “Presentación de «Cuando la luna brille» en la Feria del Libro de Badajoz”

Cómo escribir el comienzo perfecto

Cómo escribir el comienzo perfecto

HACIENDO UNA COSA que no se debe hacer nunca (cuándo haré caso de mis propios consejos…), estoy intentando arreglar el primer párrafo de la novela que estoy escribiendo. Digo que es algo que no se debe hacer nunca porque no es muy aconsejable ponerse a corregir cuando todavía no está el primer borrador terminado, pero como últimamente estoy escribiendo un poco a rachas (hay días que parece que todo fluye y días que no consigo poner dos palabras juntas) y como (otra de las causas de mi crisis de mitad de novela) tampoco puedo dedicarle a escribir todo el tiempo que me gustaría, me he dicho que tampoco viene mal replantearme un poco el concepto y adónde quiero llegar con esta novela. Porque tener una dirección en la que viajar me ayuda a seguir adelante, pero tener claro de dónde parto también me ayuda a situarme.

Y todo esto me lleva a la primera frase. Ay, la primera frase. La más complicada de toda la novela. Es la frase que debe atrapar al lector, que aún no sabe nada de ti. No sabe nada de tus personajes, no le importa lo que les pase y, si es como yo, ha empezado a leer tu novela porque quiere deshacerse de la resaca de la última que ha leído.

Continuar leyendo “Cómo escribir el comienzo perfecto”

Dime quién soy | El peligro del infodumping

Dime quién soy | El peligro del infodumping

HACE UN PAR de semanas terminé de leer Dime quién soy, de Julia Navarro. Sobre este libro hay opiniones de todos los colores, aunque parece que la predominante es que es una gran obra (¿lo pillas? Por las 1097 páginas) y que ofrece un retrato bastante completo de la historia europea (y hasta un cachito de la americana) del siglo XX.

Mi valoración personal de la novela (que, por supuesto, no deja de ser totalmente subjetiva) se ve muy influenciada por el hecho de que me caía gorda la protagonista, de la que después de tantas aventuras y tantas desgracias solo sabemos que era guapa, y el resto de personajes eran poco más que un corps de ballet insulso y descafeinado que estaba allí solo para bailarle el agua. La verdad es que compré el libro porque en la contraportada se hacía hincapié en que la historia trataba «desde los años de la Segunda República española hasta la caída del Muro de Berlín», pero, claro, como me veía en la página 926 y todavía no habíamos llegado a la parte que me interesaba (que era la de la Guerra Fría, claro está)…

Y, bueno, si a esto le añadimos que me repateó terriblemente un momento en el que aparecen una familia de alemanes almorzando a las tres de la tarde (cosa que hoy en día es harto improbable, cuanto más en los años 60; te lo dice una que cuando vivía allí hizo cola a las 11 de la mañana por un plato de espaguetis), y que tampoco llegó a convencerme en ningún momento el narrador elegido, puedes imaginarte que no está, precisamente, entre mis libros favoritos.

Pero todo lo que acabo de decir podría pasarlo por alto… si no fuera por el infodumping.

Continuar leyendo “Dime quién soy | El peligro del infodumping”

El pudding de manzana de «Siempre hemos vivido en el castillo»

EL POSTRE LITERARIO de este mes es muy especial. ¿Por qué? Porque lo he hecho con muy buena compañía. Sí, señores, por primera vez en la historia, Dory y yo hemos hecho un postre literario juntas. Y no solo eso, sino que hemos contado también con la ayuda de nuestra querida Ail, de la que creo que no he hablado nunca aquí (¡deshonra sobre mí!), pero tenéis que saber que fue quien grabó el vídeo del pudding llameante de Harry Potter. Con semejantes pinches, nada podía salir mal. ¡Y lo cierto es que el postre nos quedó delicioso!

Continuar leyendo “El pudding de manzana de «Siempre hemos vivido en el castillo»”

Documentación extrema (10) | De periódicos viejos

DOCUMENTACIÓN (3)

COMO HACE UN PAR DE SEMANAS me puse a reorganizar las notas al pie de página de uno de mis manuscritos para convertirlas en un glosario, me dio por incluir una a propósito de que se mencionaba en el texto a la Pan Am. Y, de verdad, te prometo que solamente quería comprobar una fecha, pero me lié y terminé prácticamente estudiándome la historia de la aerolínea americana.

De periódicos viejos

De alguna manera llegué a esta noticia, publicada en el semanario Flight International del 26 de septiembre al 2 de octubre de 1990 (es decir, la semana previa a la Reunificación Alemana): se titula El Este es el Oeste ¿y el Oeste…? y trata sobre el impacto de la Reunificación sobre los aeropuertos y el sector de las aerolíneas. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, ninguna aerolínea alemana (la nacional de la RFA o Alemania Occidental era Lufthansa) tenía permitido volar desde o hasta Berlín: los vuelos domésticos de la RFA, es decir, entre el resto de Alemania Occidental y Berlín Oeste, eran cubiertos por la americana Pan Am (que quebró en 1991). El artículo habla un poco sobre esto pero, mayormente, sobre las consecuencias de la caída del Muro de Berlín en asuntos como el espacio aéreo, y sobre la capacidad real de los aeropuertos berlineses para acoger al gran número de pasajeros previsto a partir de los cambios que se avecinaban.

Continuar leyendo “Documentación extrema (10) | De periódicos viejos”

La ironía dramática o cómo manipular al lector

La ironía dramática o cómo manipular al lector

EL OTRO DÍA estaba leyendo sobre (¡sorpresa!) técnicas de escritura y análisis literarios y me encontré con este término: ironía dramática. Y como me pareció que sonaba bien (prueba a decirlo: ironía dramática), me puse a buscar de qué iba el asunto y descubrí un par de cosas muy interesantes.

Para empezar, que todos los resultados de Google sobre ironía dramática van sobre obras de teatro escritas hace varios siglos (hola, Shakespeare) o milenios, incluso (véase Edipo Rey). Y esto me ha sorprendido bastante, porque desde que sé cómo se llama se ha convertido en mi nuevo recurso literario favorito.

Continuar leyendo “La ironía dramática o cómo manipular al lector”

Un glosario en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (6)

Las herramientas del (1)

¡HOLA! Hacía mucho tiempo que no enredaba con el Word (tampoco me había hecho falta), pero hace unos días me puse a preparar mi novela sobre la Guerra Fría para dejarla presentable y poder mandarla a algún sitio… ¡y resulta que me hacía falta un glosario!

Allá por mayo del año pasado te hablé ya de la ingente cantidad de notas al pie de página que tenía en mi manuscrito (que, por supuesto, ha crecido desde entonces). De hecho, tenía dos categorías de notas: las que eran simplemente la traducción de términos extranjeros, principalmente, del alemán (notas al pie), y las que eran anotaciones culturales o históricas, sobre personajes que existieron realmente o cosas por el estilo (notas al final del documento), como esta de la foto sobre el  Mischkaffee:

Continuar leyendo “Un glosario en Microsoft Word | Las herramientas del escritor (6)”

I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers

I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers

EL SÁBADO PASADO me animé a acercarme al I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers que organizaba la Asociación El Club de las lectoras y lectores en Badajoz. He de decir que no sabía muy bien a qué iba, porque no suelo poder participar en este tipo de eventos, ¡y me llevé una grata sorpresa!

Continuar leyendo “I Encuentro de Escritores, Lectores, Editoriales, Blogueros y Booktubers”

Los brownies de «El tercer durmiente»

LO QUE VOY A CONTAROS no es ningún secreto: adoro a Maggie Stiefvater.

A la mayoría de la gente, el nombre le sonará de la saga Los lobos de Mercy Falls. A decir verdad, yo misma entré en contacto con Maggie a través del primer libro de la saga, Temblor, siendo adolescente. Sin embargo, no me llamó especialmente la atención y no volví a leer nada suyo hasta muchos años después, cuando la autora hizo una presentación en Madrid del primer libro de su nueva saga The Raven Boys. Fui sin tener ni idea acerca del libro y sin saber tampoco gran cosa de Maggie. Me hacía ilusión conseguir un libro firmado por una autora extranjera, pero no me esperaba mucho más.

Pues bien, me equivocaba: la presentación me encantó, Maggie me pareció fascinante y divertida y me lo pasé genial… hasta que me llegó el turno para que me firmase el libro. Y el problema no fue ella, sino yo, que  me quedé totalmente muda. ¿Qué iba a decirle? No sabía realmente de qué iba la nueva novela y no había leído ninguna de las anteriores salvo Temblor, del que casi no recordaba nada. Así que me puse muy roja, sonreí sin decir nada y suspiré de alivio cuando me hubo firmado el libro y pude alejarme de allí.

Me arrepiento profundamente.

Continuar leyendo “Los brownies de «El tercer durmiente»”

Cómo superar la crisis de mitad de novela

Cómo superar la crisis de mita de novela

CUANDO EMPIEZO A TRABAJAR en una nueva novela, normalmente no tengo todas las piezas. De hecho, al principio suelo tener solo una pequeñísima parte de la historia, o un personaje, o simplemente una ambientación. No conozco a nadie que haya tenido una idea («oye, pues estaría guay tener un personaje que quiere ser piloto de aviones pero le dan miedo las alturas») y, al segundo siguiente, tenga toda una novela de 845 páginas planificada y estructurada perfectamente, con siete subtramas y un estupendo trasfondo de superación (¡y hasta varias capas de simbolismo!). En una buena novela te encuentras todas esas cosas, pero lo normal es que el escritor tenga que currárselo un poco y tirar del hilo para que un elemento lleve al otro y, al final, todo cuadre.

Continuar leyendo “Cómo superar la crisis de mitad de novela”